Archivo de Público
Miércoles, 13 de Enero de 2010

Un seísmo derrumba edificios y causa numerosas víctimas en Haití

Reuters ·13/01/2010 - 06:21h

Un potente terremoto sacudió el martes la capital de Haití, derribando edificios y dejando sepultadas a cientos, posiblemente miles de personas, bajo los escombros.

El terremoto de 7,0 grados de magnitud, cuyo epicentro estuvo en tierra firme a sólo 16 kilómetros de la capital, Puerto Príncipe, hizo entrar en pánico a la población en las calles de la ciudad, mientras una nube de polvo y humo se elevaba hacia el cielo desde los edificios que se desplomaban.

El fuerte terremoto se sintió en la cercana isla de Cuba, donde las autoridades evacuaron a quienes viven cerca de la costa por temor a un tsunami. En República Dominicana, país fronterizo con Haití, la población entró en pánico pero no se informó de víctimas.

Mientras oficinas, hoteles y tiendas se derrumbaban en Haití, la gente gritaba "Jesús, Jesús" y corría en todas las direcciones. El blanco palacio presidencial yacía en ruinas, con sus torres y paredes caídos.

Los supervivientes ensangrentados y confundidos se reunían en zonas abiertas, mientras los cuerpos permanecían atrapados bajo los escombros.

Naciones Unidas dijo que gran parte de su personal en Haití está desparecido después de la caída del edificio de cinco pisos que ocupaba la sede de su misión en el país caribeño.

"Toda la ciudad está en la oscuridad, tienes a miles de personas sentadas en las calles, sin ningún lugar a dónde ir", dijo Rachmani Domersant, un gerente de operaciones de Food for the Poor, a Reuters.

"Hay gente corriendo, llorando, gritando", agregó.

En el barrio de Petionville, ubicado en las faldas de unas colinas, Domersant dijo que no se veían policías ni vehículos de rescate.

"La gente intenta sacar a las víctimas con linternas", declaró. "Creo que decir que habría cientos de víctimas sería una grave subestimación", sentenció.

Responsables de Naciones Unidas dijeron que las comunicaciones normales están cortadas y que la única manera de comunicarse con la gente en el lugar es mediante teléfono por satélite.

Haití es el país más pobre del Hemisferio Occidental y tiene una historia de desastres naturales y caos político. Unos 9.000 policías y soldados de la ONU están desplegados en su territorio para mantener el orden.

El seísmo, que fue seguido por varias réplicas, llevó a una advertencia de tsunami para varias zonas del Caribe, pero más tarde fue cancelada.

EEUU PROMETE AYUDA

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dijo que sus "pensamientos y oraciones" están con la gente de Haití y se comprometió a suministrar ayuda.

Estados Unidos "proveerá ayuda tanto civil como militar y asistencia humanitaria", dijo la secretaria de Estado, Hillary Clinton, en el inicio de un discurso sobre las relaciones con Asia en Honolulú, Hawái.

Su marido, el ex presidente de Estados Unidos Bill Clinton, que es el enviado especial de la ONU para Haití, también prometió ayuda. El Banco Interamericano de Desarrollo dijo que entregaría 200.000 dólares inmediatamente en ayuda de emergencia.

El Banco Mundial, que dijo que sus oficinas locales fueron destruidas pero que ha contactado con la mayoría de su personal, planea enviar un equipo a Haití para evaluar los daños y un plan de recuperación.

El jefe de la misión de paz de la ONU, Alain Le Roym dijo que el principal edificio de la ONU en Puerto Príncipe se desplomó.

"No sabemos cuántas personas estaban en el edificio", declaró a periodistas.

El segundo al mando de Le Roy, Edmond Mulet, dijo que entre 200 a 250 personas trabajan en el edificio en horas normales. Desde que ocurrió el terremoto a las 17.00 hora local no está claro cuánta gente podría haber estado en el interior del recinto.

Había más casas destruidas que en pie en Delmas Road, una importante vía pública de Puerto Príncipe, dijo otro empleado de Food for the Poor.

"A un minuto de comenzado el seísmo (...) tierra, polvo y humo se elevaron sobre la ciudad, una capa que cubrió completamente la ciudad y la oscureció durante unos 12 minutos hasta que las condiciones atmosféricas disiparon el polvo", dijo desde la ciudad a CNN Mike Godfrey, quién trabaja para USAID.

Expertos dijeron que el epicentro del seísmo fue muy superficial, a apenas 10 kilómetros de profundidad, lo que posiblemente incrementó la destrucción.

Dale Grant, un geofísico del Servicio Geológico de Estados Unidos en Golden, Colorado, dijo a Reuters que no se han registrado seísmos tan grandes en Haití en más de 200 años.

"Hubo dos grandes terremotos allí en 1751 y 1770, pero desde entonces, no se ha registrado un terremoto de esta magnitud", dijo Grant.

Hablando a CNN desde Puerto Príncipe, Ian Rogers, de la organización benéfica Save the Children dijo que podía escuchar los gritos y los lamentos a través de la ciudad en penumbras.

Las viviendas construidas en las laderas de las colinas se vinieron abajo en medio de tierra y escombros.

"Todas las carreteras están bloqueadas actualmente", dijo Rogers.

El poderoso seísmo fue sentido en el sureste de Cuba, a unos 257 kilómetros del epicentro. Las autoridades cubanas evacuaron a los residentes de la costa debido a la amenaza inicial de tsunami.