Archivo de Público
Martes, 12 de Enero de 2010

El amante de Iris Robinson se inventó un cáncer para dejarla

Londres y Dublín se movilizan para que la crisis no haga caer al Gobierno del Ulster

I. SÁENZ DE UGARTE ·12/01/2010 - 22:00h

Iris Robinson.

La imagen de la familia Robinson sufrió ayer otro golpe al saberse que fue el joven amante de Iris Robinson, la esposa del ex primer ministro, el que intentó cortar la relación a los pocos meses de iniciarse.

La mujer acosaba a Kirk McCambley con decenas de cartas de amor, mensajes de texto y e-mails, según el Irish Independent, hasta que el joven decidió inventarse una enfermedad.

McCambley le dijo que padecía un cáncer de testículos que hacía peligrar su vida y afectaba a su capacidad sexual. Para entonces, ya había conseguido que Iris Robinson le entregara 50.000 euros para montar un café, procedentes de un préstamo de dos empresarios.

Uno de ellos dijo ayer que McCambley aún le debe 5.500 euros. El otro está fallecido, pero su familia ha hecho saber que él consideraba que el dinero facilitado a Iris Robinson era una donación, por lo que no esperaba que fuera devuelto.

Esta versión se ajusta al comportamiento de Iris. Cuando Kirk McCambley rompió la relación, le exigió la devolución del dinero en dos cheques. Uno se extendería a nombre de una iglesia protestante y el segundo lo cobraría la propia Robinson.

Cabe la posibilidad de que ambos préstamos fueran en realidad donaciones, lo que complicaría aún más la situación legal de los Robinson.

El ministro irlandés de Exteriores se reunió anoche con el ministro británico del Ulster para intentar que la crisis personal de Peter Robinson no perjudique a las instituciones de Irlanda del Norte. Ambos gobiernos pretenden que la nueva primera ministra, Arlene Foster sustituta de Robinson durante seis semanas retome las negociaciones con el Sinn Fein en relación al traspaso de las competencias sobre Policía y Justicia.

Reuniones inmediatas

Foster explicó que ya se había reunido con el partido de los republicanos católicos en el mismo día de su nombramiento y que lo volvió a hacer ayer.

La primera ministra recordó que su partido, el Partido Unionista Democrático (PUD), sigue apoyando el traspaso, si bien el sector más tradicional del PUD no lo ve con buenos ojos.