Archivo de Público
Martes, 12 de Enero de 2010

Cuatro horas diarias frente al televisor aumenta el riesgo de muerte

Un estudio señala que ver la tele muchas horas al día aumenta en un 80% el riesgo de sufrir efermedades cardiovasculares, debido a la escasa "movilidad"

EFE ·12/01/2010 - 18:11h

Pasar más de cuatro horas diarias frente al televisor aumenta el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares e incluso el de morir, revela un estudio científico divulgado hoy.

Según los investigadores, las probabilidades de sufrir enfermedades cardiovasculares en los que pasan más de 240 minutos al día ante la pantalla de televisión son un 80% superior a la de quienes no lo hacen y las de morir ascienden un 46%.

En concreto, cada hora delante de un televisor representa un 11% más de riesgo de muerte, de acuerdo a la investigación realizada en 8.800 personas y que se publica en Circulation: Journal of the American Heart Association.

El científico David Dunstan, del Baker IDI Heart and Diabetes Institute, en la sureña ciudad australiana de Melbourne, señaló que el problema proviene de la falta de movilidad que impide que el organismo procese de manera adecuada azúcares y grasas.

No importa que se hagan ejercicios diarios, el daño viene del tiempo prolongado que uno se pasa sentado ante una pantalla, según Dunstan. Además, en el cine o viendo programas de televisión apenas existe movilidad, debido al tipo de asiento que se utiliza. Sentadas en una silla las personas se mueven mucho más que en las butacas de una sala de cine o en un sillón o sofá, señalan entre las conclusiones del estudio.

Las 8.800 personas estudiadas, de entre 25 y 50 años de edad y que se unieron al proyecto entre 1999 y 2000, realizaban entre media hora y una hora de ejercicios diarios y, sin embargo, 284 murieron en seis años.

Dunstan indicó que se centraron particularmente en los casos de gente que vive pegado al televisor, pero las conclusiones son aplicables a cualquier otra actividad sedentaria, en la que el cuerpo se encuentre cómodo.

El científico recordó que "el cuerpo humano está diseñado para moverse", no para pasarse la vida sentado o recostado.