Archivo de Público
Martes, 12 de Enero de 2010

Frei destaca los logros de la Concertación y Piñera pide una oportunidad para gobernar Chile

EFE ·12/01/2010 - 06:04h

EFE - "Creo que los ciudadanos que vieron el debate pudieron comprobar que hay dos candidatos que tienen distintas opciones", la presidenta de Chile, Michelle Bachellet. EFE/Archivo

Los candidatos a la presidencia de Chile Eduardo Frei y Sebastián Piñera protagonizaron esta noche el único debate de la segunda vuelta electoral en el que el representante del oficialismo destacó los logros de la Concertación y el aspirante opositor pidió que le den la oportunidad de gobernar.

"Vamos a ser los grandes continuadores de la presidenta (Michelle) Bachelet en la etapa que viene", anunció el ex presidente Frei (1994-2000) apoyándose en la gran adhesión (por encima del 81 por ciento) con que cuenta la mandataria chilena.

En tanto, el empresario Sebastián Piñera, principal accionista de la aerolínea LAN y del canal Chilevisión, pidió una oportunidad "para construir una patria más grande, más libre y más justa que trate a sus hijos con más cariño".

Con la esperanza de convencer a los electores que el pasado 13 de diciembre, en la primera vuelta, votaron por el independiente Marco Enríquez-Ominami, en blanco o nulo, ambos candidatos se sometieron durante casi dos horas a una batería de preguntas hechas por seis periodistas en la única confrontación televisiva cara a cara de estos comicios.

Aunque los sondeos pronostican una dura pugna y los equipos electorales se disputan cada voto, muchos analistas sostienen que el resultado del debate no incidirá significativamente en el balance del próximo domingo.

El senador Frei, que en la primera vuelta obtuvo 14 puntos menos que Piñera, ha recabado en los últimos días el apoyo de organizaciones sociales, religiosas y sindicales en un intento por superar esa brecha.

"Nos hemos hecho cargo del mensaje que nos dieron los chilenos el día 13 de diciembre. Así como Chile ha crecido, también hay problemas que hay que corregir. Por eso hoy día representamos a todas las fuerzas progresistas y democráticas", subrayó el aspirante de la coalición de centro izquierda que gobierna desde el fin de la dictadura, en 1990.

"El senador Frei ya fue presidente y yo creo que no hizo un buen gobierno, hoy Chile necesita un gobierno mucho mejor, por eso llegó el tiempo del cambio del futuro y la esperanza", le replicó el candidato de la Coalición por el Cambio, integrada mayoritariamente por partidos de la derecha.

Uno de los asuntos más controvertidos fue la formación del futuro gabinete en el caso de que Piñera gane las elecciones y la eventual incorporación de figuras políticas de la época de la dictadura.

Tras asegurar que "no habrá ningún ministro del gobierno militar", Piñera puntualizó que "no es un delito ni un pecado haber colaborado de forma leal y honesta" con el régimen del general Pinochet, siempre y cuando no se hayan cometido violaciones a los derechos humanos.

Por su parte, Frei criticó la flexibilidad laboral que a su juicio defienden quienes apoyan a Piñera y también sostuvo que es imposible, como propone el candidato de la oposición, crear un millón de puestos de trabajo sin la inversión del Estado.

Además, el abanderado de la Concertación acusó a la derecha de querer bloquear la distribución en los consultorios públicos de la píldora post coital, a pesar de que Piñera apoya la medida.

En materia internacional, el representante de la Coalición por el Cambio aseguró que no cederá ni un milímetro del territorio soberano a Perú ni a Bolivia, en tanto que el aspirante oficialista se mostró conforme en seguir trabajando en la actual agenda bilateral con este último país, en la que figura la reclamación de contar con una salida soberana al mar.

Sebastián Piñera insistió en los asuntos que en las últimas semanas se han convertido en los ejes de su campaña: "crear un millón de empleos, ganarle la batalla a la delincuencia y al narcotráfico, y mejorar de verdad la salud y la educación".

Por su parte, Eduardo Frei enfatizó: "fui presidente de la República y sé lo que es gobernar. Voy a dedicar mi esfuerzo personal y colectivo para construir un país en el que todos los chilenos puedan participar, que no sean los recursos, los pitutos (prebendas) ni los apellidos el gancho para tener oportunidades".

"Tenemos convicciones, ganas y coraje para asumir las responsabilidades que el país nos ha entregado", destacó el candidato de la Concertación.

Lo más importante es "amar a Chile y trabajar para su grandeza", dijo rememorando el pensamiento político de su padre, el también ex presidente Eduardo Frei Montalva, uno de los gobernantes más recordados por los chilenos y cuyo presunto asesinato a manos de agentes de la dictadura de Augusto Pinochet es investigado actualmente por la justicia.

También Piñera ahondó en el sentimiento patriótico cuando convocó "a todos a lograr que Chile sea el primer país de América Latina que con mucho orgullo pueda decir que ha derrotado al subdesarrollo y la pobreza".

"Un país donde todos podamos tener oportunidades y ser felices", enfatizó el empresario, quien concluyó su intervención con un "¡Viva Chile!".