Archivo de Público
Martes, 12 de Enero de 2010

Secuestrados en Nigeria tres británicos y un colombiano

Reuters ·12/01/2010 - 16:24h

Unos hombres no identificados secuestraron el martes en Nigeria a tres trabajadores británicos y un colombiano en un ataque contra el convoy en que viajaban en el puerto petrolero de Harcourt, según confirmaron a Reuters fuentes de seguridad y una portavoz del Gobierno.

Un oficial de seguridad nigeriano resultó muerto en el incidente ocurrido el martes temprano, mientras los inmigrantes se dirigían a su trabajo. Ningún grupo se ha adjudicado la responsabilidad por el hecho.

"El secuestro se produjo esta mañana temprano y se tomó a cuatro extranjeros, pero ahora no tenemos más detalles", dijo Ibim Semenitari, portavoz del Gobierno del Estado de Rivers.

Los secuestros por rescate son comunes en la región productora de crudo del Delta del Níger y cada año se informa de cientos de incidentes. La mayoría de las personas son liberadas ilesas un par de días más tarde.

Una portavoz de Royal Dutch Shell señaló que los inmigrantes, empleados de Netco Dietsmann, trabajaban como contratistas para Shell en la central eléctrica de Afam.

"SPDC (Shell Petroleum Development Company) está cooperando con el Gobierno y el contratista, y apoyando los esfuerzos para su liberación segura", indicó la representante.

Los residentes del puerto de Harcourt dicen que los delitos violentos están haciéndose más comunes últimamente, y culpan a los ex milicianos que dejaron las cañadas del Delta del Níger tras la oferta de amnistía que terminó el pasado octubre.

La oferta de amnistía es el intento más serio hasta la fecha para terminar con años de disturbios en el Delta, donde bandas armadas han hecho estallar oleoductos y secuestrado a trabajadores petroleros extranjeros para reclamar lo que ellos consideran una porción más justa de la riqueza natural del país.

Sin embargo, ha habido retrasos en los sueldos mensuales prometidos y los programas de formación para los que accedieron a dejar las armas.

Las tensiones se han agravado además por la larga ausencia del presidente, Umaru Yar'Adua, que ha detenido los programas post amnistía.

Yar'Adia lleva más de siete semanas fuera de Nigeria, recibiendo tratamiento para una dolencia cardiaca en Arabia Saudí.