Archivo de Público
Martes, 12 de Enero de 2010

El fiscal acusa a los detenidos de cinco homicidios y un delito de lesiones

EFE ·12/01/2010 - 13:09h

EFE - El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera. EFE/Archivo

La Fiscalía de Tarragona acusa de cinco delitos de homicidio, que "como mínimo serían imprudentes", y otro de lesiones a los dos jóvenes detenidos por su presunta implicación en el incendio de Horta de Sant Joan de julio pasado, en el que murieron cinco bomberos y otro resultó herido de gravedad.

En declaraciones a Efe, el fiscal jefe de Tarragona, Xavier Jou, ha explicado que el Ministerio Público atribuye a los detenidos, Juan Antonio P.M. y Lorenzo F.M., la comisión de cinco delitos de homicidio, que "como mínimo serían imprudentes", además de otro de lesiones por las heridas sufridas por un sexto bombero, que continúa grave.

La Fiscalía también considera a los jóvenes, que habían trabajado en diversas campañas como auxiliares de bomberos contratados por la Generalitat, culpables de un delito de incendio intencionado, ya que sostiene que el origen del fuego "no fue fruto de una negligencia", sino que fue premeditado.

"No podemos descartar que quisieran provocar un gran incendio forestal", ha añadido Jou, quien ha recalcado que, hasta el momento, se trabaja "con indicios y no con pruebas".

La juez de Gandesa que lleva el caso ordenó el pasado sábado día 9 el ingreso en prisión de los dos jóvenes, acusados de un delito de incendio forestal intencionado, con los agravantes de afectar a una gran cantidad de superficie, de provocar un grave deterioro de los recursos naturales y de afectar a un espacio protegido.

Hasta la fecha, sin embargo, la instructora del caso no imputa a los arrestados los delitos de homicidios y lesiones.

El caso había quedado cerrado con el informe del Cuerpo de Agentes Rurales, que determinaba que el impacto de un rayo sobre un pino fue la causa del fuego que el pasado verano arrasó 1.200 hectáreas del parque natural de Els Ports, pero la investigación ha logrado determinar que un fuego encendido por los dos jóvenes habría sido el origen del mismo.

Al parecer, las llamas se iniciaron en una zona conocida como Mas Pixantó, donde los detenidos habrían encendido una hoguera, pese a la prohibición de la Generalitat y a las condiciones climatológicas adversas.