Archivo de Público
Martes, 12 de Enero de 2010

Vidorreta se ha hecho "a un lado" para provocar la unidad en torno al Bizkaia

EFE ·12/01/2010 - 14:50h

EFE - El hasta ahora entrenador del Bizkaia Bilbao Basket, Txus Vidorreta (d), junto al máximo accionista del club, Gorka Arrinda, durante la rueda de prensa que ofreció hoy, tras ser destituido el pasado domingo.

Txus Vidorreta ha desvelado hoy la decisión de abandonar la dirección técnica del Bizkaia Bilbao Basket, consensuada con los dirigentes del club, ha sido por la necesidad que ha detectado de "hacerse a un lado" y provocar la "unidad" en el entorno del equipo sin "debates externos" que le debiliten en el delicado momento en el que se encuentra.

"Se estaba creando un debate sobre la figura del entrenador en los medios de comunicación y en una parte de la afición que no le venía bien al equipo en un momento en el que el entrenador debía estar fuerte y respaldado", ha dicho el técnico bilbaíno.

Vidorreta ha hecho pública esta reflexión en una comparecencia junto al propietario de la entidad, Gorka Arrinda, y sus dos presidentes, Xabier Jon Davalillo y Jon Arrinda, éste de Honor, que ha tenido como escenario la cancha de juego del pabellón de La Casilla, donde el equipo bilbaíno jugaba como local hasta esta temporada, y no la sala de prensa, como es habitual.

Gorka Arrinda, máximo dirigente del club y a la vez representante de Vidorreta, ha asegurado que la del técnico ha sido "una salida pactada", que no ha habido ni cese ni dimisión y que si "Txus hubiese querido, hubiese seguido hasta el final". También ha asegurado que la primera opción de relevo en el banquillo que maneja es "quien ha dicho Txus".

A este respecto, el entrenador que ha llevado al Bilbao Basket desde la LEB-2 a la ACB y a jugar competiciones europeas en ocho temporadas y media ha asegurado que tiene "unas ganas enormes de entrenar" y que por eso ni se ha planteado quedarse en el club como director técnico.

Vidorreta ha insistido en que lo que necesita ahora el Bizkaia es "mirar hacia adelante" y estar "unido" en todos sus estamentos con la llegada de un nuevo entrenador que "traerá aire fresco, que también se necesita".

En ese sentido, está "convencido" de que el conjunto vizcaíno, ahora con 4-13 en el balance de victorias derrotas y a dos triunfos de la salvación en liga, "se va a salvar", pero también que "tendrá que sufrir" para ello.

No obstante, ha pedido a "los jugadores" que "den un paso adelante" y "sean conscientes" tanto de la situación como de las dificultades que entrañará superarla.

En el momento de la despedida, el "más duro" de los que ha vivido en el club bilbaíno, Vidorreta se ha mostrado muy agradecido a sus ayudantes y en especial a Rafa Pueyo, su segundo entrenador durante años, que será el que dirija hoy el choque de Eurocopa ante el Spartak ruso en San Petesburgo. "Ojalá tenga un buen partido. Se lo merece", ha deseado.

También se ha acordado de sus mejores momentos, "los ascensos (a LEB y ACB), porque todos sabemos lo que cuestan y cuando se acabó 13-4 y segundos al final de la primera vuelta después de haber sido líderes". "Ningún entrenador de nuestro perfil ha conseguido eso", se ha felicitado.

A pesar de que solo hace dos días de su salida del Bizkaia, Vidorreta ya tiene un calendario de lo que hará a partir de ahora. Entre otras cosas, "trabajar con Mike D'Antoni en los New York Knicks y visitar tres universidades americanas" entre el 6 y el 13 de febrero y, posteriormente, estar junto a George Karl, entrenador de los Denver Nuggets, "en los play-off de la NBA".

Pero, sobre todo, dar "todo" su "aliento" desde la grada al Bizkaia, a cuya afición -a la que ha agradecido que sustente "algo que ni se podía soñar" hace años- ha pedido "estar al 100 por ciento con el equipo". "Nunca el baloncesto en Bilbao había estado como ahora", se ha congratulado Vidorreta en el momento de su despedida, rodeado de los máximos dirigentes de la entidad.