Archivo de Público
Martes, 12 de Enero de 2010

El PSOE da por seguro a Zapatero como candidato pero él evita pronunciarse

EFE ·12/01/2010 - 11:40h

EFE - El comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Joaquín Almunia. EFE/Archivo

El PSOE da por seguro que su candidato para las elecciones generales de 2012 será José Luis Rodríguez Zapatero, aunque él no ha dicho aún la última palabra y ha aplazado cualquier decisión al año 2011.

"El PSOE no contempla otra posibilidad que la de que Zapatero sea el candidato en 2012". Con esta frase José Blanco y Leire Pajín cerraron ayer filas en torno a Rodríguez Zapatero en un asunto que, según la número tres del partido, no se había abordado en la primera Ejecutiva Federal del PSOE del año.

El propio Zapatero, en su balance de gestión de 2009, aseguró que este asunto no va a ser en 2010 un tema de debate en su partido y garantizó que no dedicará "ni un minuto" del nuevo año a pensar si volverá a ser candidato socialista a la Presidencia del Gobierno en 2012.

El presidente del Gobierno dejó así sin aclarar si en sus planes está presentarse a un tercer mandato.

Con el asunto sobre la mesa, zanjado parcialmente por el PSOE tras las declaraciones de Blanco y Pajín, queda además por saber lo que opinan el partido socialista y su secretario general sobre la limitación de mandatos del jefe del Ejecutivo.

Zapatero no se ha pronunciado directamente sobre este asunto aunque siempre ha considerado que no es bueno para un partido político que su líder fije públicamente un límite para sus mandatos.

Un debate éste que viene de lejos, cuando el entonces jefe de la oposición, José María Aznar, apuntó en 1993 que le parecía "razonable" y "sólido" limitar los mandatos para que se pueda hacer "una buena tarea de Gobierno".

La opinión de Aznar se fijó en compromiso cuando llegó a La Moncloa y, tras un debate interno en su partido sobre el asunto promovido por Francisco Álvarez Cascos, se hizo realidad antes de las elecciones de 2004, para las que el entonces presidente del Gobierno designó como candidato a Mariano Rajoy.

Siguiendo la senda abierta por Aznar, Rajoy asumió el mismo compromiso en 2007 e invitó al PSOE a abrir un diálogo para que fuera asumido por los dos principales partidos "incluso con rango legal o constitucional" y en el ámbito del Gobierno de la nación.

La respuesta de Zapatero fue que su objetivo era en ese momento -a cuatro meses de las generales de 2008- volver a recabar la confianza de los ciudadanos para emprender un nuevo mandato de cuatro años al frente del Ejecutivo.

El presidente había reiterado en días previos que siempre estaría a disposición del partido ante la posibilidad de aspirar a un tercer mandato, después de que José Bono dijera tener la "impresión" de que no lo haría.

Por el contrario, el entonces ministro de Defensa, José Antonio Alonso, aseguró que no le constaba que Zapatero fuera a limitar sus mandatos y que tenía "fuelle para todos los que considere necesarios".

Más allá de las declaraciones de Alonso y Bono, uno de los pocos dirigentes del PSOE que se ha pronunciado sobre el asunto es el presidente de la Generalitat, José Montilla, quien nada más ser elegido en 2006 se mostró a favor de limitar los mandatos a dos o tres legislaturas en el ámbito catalán.