Archivo de Público
Martes, 12 de Enero de 2010

El juez envía a prisión a Olano por entregar lanzamisiles para atentar contra Aznar en 2001

Marlaska le acusa de los delitos de integración en banda terrorista, tenencia de armas de guerra y material explosivo y conspiración para cometer atentados

ÁNGELES VÁZQUEZ / AGENCIAS ·12/01/2010 - 13:31h

EFE - Un furgón de la Guardia Civil traslada a la Audiencia Nacional a Pedro María Olano, condenado por amenazar en 2007 a la alcaldesa de Lizartza (Guipúzcoa) Regina Otaola (PP) y acusado ahora de colaborar de ETA actuando de enlace entre el aparato de logística de la banda y los comandos operativos, por lo que declara ante el juez Fernando Grande-Marlaska.

El juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande-Marlaska ha ordenado hoy el ingreso en prisión incondicional de Pedro María Olano Zabala, acusado de conspiración para atentar contra el ex presidente del Gobierno José María Aznar durante la campaña electoral de las autonómicas del País Vasco en 2001.

El magistrado ha adoptado esta decisión a instancias del fiscal Pedro Rubira y tras tomar declaración a Pedro María Olano Zabala, detenido el pasado jueves por la Guardia Civil en Lizartza (Guipúzcoa), y que no ha ratificado la declaración prestada ante las Fuerzas de Seguridad tras su arresto, cuando reconoció que en 2001 llegó a transportar un lanzamisiles destinado a un atentado contra Aznar.

Marlaska, que además de la conspiración le imputa los delitos de integración en ETA y depósito de armas de guerra y explosivos, relata que Olano formaba parte de un talde de ETA que comenzó sus actividades a principios de 2001, con la recogida de un lanzamisiles en Guethary (Francia) que debía ser entregado al comando encargado de atentar contra Aznar, "aprovechando los desplazamientos de éste al País Vasco" con motivo de las autonómicas de 2001.

Lanzamisiles

"Esta entrega se materializó hasta en tres ocasiones, siendo recuperado otras tantas, motivado por el no funcionamiento del mismo", señala el juez, que detalla que en el primero de los traslados, el lanzamisiles fue entregado en un paraje de Hernani (Guiúzcoa), coincidiendo con una visita de Aznar al Palacio Euskalduna de Bilbao debido a un acto de inicio de campaña el 29 de abril de ese año.

La segunda tuvo lugar en Oiartzun (Guipoúzcoa) "y tenía la finalidad de aprovechar" la presencia de Aznar en el aeropuerto de Fuenterrabía (Guipúzcoa), desde el cual se iba a trasladar el 4 de mayo al Kursaal de San Sebastián para otro acto. La última de las entregas, añade el auto, se realizó en Burgueta (Álava), donde el 11 de mayo el ex presidente del Gobierno cerró la campaña electoral en el polideportivo Sansomendi de Vitoria.

"Tras la última recogida, y dado que no se materializó ninguno de los pretendidos atentados, el responsable del talde, Ignacio Iruretagoyena, verificó su funcionamiento, y les comunicó al resto del talde que había que devolverlo a Francia debido a que no funcionaba", relata el juez. Además de estas tres entregas, el talde hizo otra recogida de un segundo lanzamisiles a finales de 2002 en las cercanías de la localidad francesa de Ezpeleta, material que entregaron "uno o dos meses después" en algún lugar de la carretera que va desde las localidades guipuzcoanas de Asteasu a Orio.

Dos misiles SAM-7

Marlaska entiende que las manifestaciones de Olano en sede policial están corroboradas con la incautación en octubre de 2004 de dos misiles SAM-7 en sendos zulos ubicados en las localidades francesas de Urrugne y Briscous, tras la detención del máximo dirigente de ETA Mikel Albisu, alias Mikel Antza, y su compañera Soledad Iparraguirre, Anboto.

Tambien queda demostrado, según el juez, por la información que apareció publicada en el diario Gara en mayo de 2009 en la que se hacía referencia a que la banda dispone de misiles y que ha preparado atentados contra altos cargos españoles. La detención de Olano, condenado a dos años de cárcel por amenazar de muerte a la alcaldesa de Lizartza (Guipúzcoa) Regina Otaola (PP), fue posible después del estudio y el análisis de la documentación intervenida a la dirigente de Segi Irati Mugica Larreta, arrestada el pasado 24 de noviembre junto a otra treintena de militantes de la organización juvenil abertzale.

En concreto, Marlaska recoge en su auto una carta del padre de Mugica Larreta —miembro del talde junto a Olano, Iruretagoyena y Gregorio Jiménez— en la que éste preguntaba a su hija si había alertado a Olano tras haber huido él a Francia de que podían estar siendo controlados "por la txakurrada" (miembros de las Fuerzas de Seguridad).