Archivo de Público
Martes, 12 de Enero de 2010

Chávez cierra 70 comercios por subir los precios

Algunos establecimientos intentan cobrar productos por el doble de su precio tras el frenesí comprador en Venezuela

EFE ·12/01/2010 - 08:55h

Tras devaluar el bolívar el Gobierno venezolano del presidente Hugo Chávez ha decidido pasar a la acción: el lunes por la noche ordenó el cierre de 70 comercios a los que acusó de "remarcar" precios de su oferta, aprovechándose de la devaluación de la moneda nacional, entre ellos sucursales de dos cadenas de supermercados. El cierre es por 24 horas.

Funcionarios del Instituto para la Defensa de las Personas en el Acceso a los Bienes y Servicios (Indepabis) "inspeccionaron 96 comercios, de los cuales 70 resultaron sancionados con medida de cierre por incurrir en remarque de precios y especulación", dio cuenta la agencia estatal de prensa ABN.

Sucursales en Caracas y Zulia (noroeste) del supermercado Éxito, de capitales franceses y colombianos, así como de venezolanos del supermercado Cada en Anzoátegui (noreste), figuran "entre los establecimientos clausurados", detalló ABN.

Otros venden repuestos para vehículos y electrodomésticos, principalmente, y fueron acusados de "remarcaje de precios a propósito del ajuste al tipo de cambio del dólar oficial anunciado el pasado viernes por el presidente", insistió la fuente.

"La llamada reposición de costos se trata de un cuento chino, porque los comerciantes tienen en sus inventarios artículos adquiridos a 2,15 bolívares por dólar y ahora quieren cobrar el doble y hasta más", declaró a ABN una funcionaria de Indepabis.

Desde hoy rige en Venezuela un tipo de cambio oficial dual de 2,6 y 4,3 bolívares por dólar, en el marco de un control estatal de divisas vigente desde 2003, lo que puso fin a la cotización única de 2,15 bolívares por dólar que rigió desde 2005.

El Indepabis informó de que en las inspecciones participaron unos 200 de sus funcionarios y de otras dependencias estatales, apoyados por militares de la Guardia Nacional (GN, policía militarizada).

Chávez llamó ayer a los militares y las organizaciones populares a trabajar unidos con las instancias estatales para impedir que los comerciantes suban los precios aprovechándose de la devaluación.

Chávez apela a la unión

"Algunos burgueses, oligarcas (...) están diciendo que por las medidas anunciadas el viernes ellos tienen que incrementar todos los precios. ¡De ninguna manera lo vamos a aceptar!", remarcó.

"El Gobierno debe defender al pueblo y el pueblo debe defenderse a así mismo", agregó e instruyó a alcaldes, gobernadores regionales y a otros mandos ejecutivos a "quitarle el negocio" a quienes especulen, o al menos "quitarles el permiso" de comercialización.

"Les vamos a quitar sus negocios y se los vamos a dar a los trabajadores (...); yo les agradezco mucho que ustedes hagan lo que tienen que hacer para permitirme recuperar sus negocios, como les agradezco a los banqueros ladrones", agregó en alusión a recientes intervenciones estatales en la banca por diversas irregularidades.

La cotización de 2,6 bolívares rige para importaciones prioritarias, entre ellas las del sector de los alimentos, la salud, el de maquinarias y equipos, ciencia y tecnología y todas las importaciones del sector público, así como remesas familiares o recursos de consulados y embajadas acreditadas en Venezuela.

"Para todo el resto", subrayó Chávez el viernes, se utilizará una paridad de 4,3 bolívares por dólar, que llamó "dólar petrolero", y que especialmente permitirá cubrir los requerimientos del sector automotriz, del comercio y de las telecomunicaciones.

La lucha contra la especulación apunta a "una contraloría social", a un "plan ofensivo y no defensivo", remarcó al insistir en que toda la oferta comercial de la actualidad "fue importada con el precio viejo del dólar" de 2,15 bolívares.

"Cuando haga falta", y luego de que el Gobierno haga "un estudio bien concienzudo", se decidirá sobre eventuales alzas en productos y servicios sometidos a un adicional control estatal de precios y tarifas, añadió.