Archivo de Público
Martes, 12 de Enero de 2010

El ministro principal norirlandés renuncia mientras se investiga el escándalo protagonizado por su esposa

EFE ·12/01/2010 - 07:42h

EFE - Combo de fotografías en el que se observa al ministro principal de Irlanda del Norte, Peter Robinson (i), al llegar a la sede del Parlamento norirlandés en Belfast y a su esposa, Iris (d), durante un evento el 4 de abril de 2005. Robinson anunció que dejará temporalmente su cargo mientras se investiga el escándalo sobre los fondos públicos que su esposa, Iris, entregó a un ex amante para sus negocios.

El ministro principal de Irlanda del Norte, el unionista Peter Robinson, anunció ayer la dimisión temporal de su cargo a raíz del escándalo sexual y financiero protagonizado por su esposa Iris.

Seis semanas de retiro se ha dado el líder del mayoritario Partido Democrático Unionista (DUP) para dejar que los organismos de control gubernamentales investiguen en qué grado sabía sobre las supuestas sumas de dinero que su esposa Iris entregó a un ex amante para negocios personales.

La dimisión temporal del ministro principal norirlandés acentúa además la crisis del proceso de paz, paralizado desde hace meses por las diferencias que mantienen los principales partidos y ensombrecido ahora por un escándalo sexual y de supuesta corrupción.

"Como padre y como esposo, necesito tiempo para tratar asuntos familiares. Sigo manteniendo que he actuado éticamente y es especialmente doloroso que, en este momento de trauma personal, tenga que defenderme de acusaciones infundadas", dijo hoy Robinson al anunciar su renuncia.

El ministro principal también confirmó que su esposa está recibiendo tratamiento psiquiátrico en Belfast, con lo que desmintió las informaciones que la situaban ayer en una estación de esquí de Francia.

Robinson cuenta con el "apoyo sin reservas" del partido, según declaró ayer su "número dos", Nigel Dodds, después de abordar este asunto con miembros destacados de la formación.

Durante su intervención ante los medios, Dodds estuvo arropado por varios correligionarios, pero se notó la significativa ausencia de otros compañeros, como la del reverendo Ian Paisley, de su hijo Ian o del reverendo William McCrea, representantes de la línea más tradicionalista del DUP.

La división del unionismo ha sido uno de los argumentos utilizados por el Sinn Fein, socios en el Gobierno de poder compartido, para explicar la reticencia del DUP a cerrar con los republicanos la transferencia de los poderes de Justicia e Interior al Ejecutivo norirlandés, actualmente administrados por Londres.

Un sector importante del unionismo desconfía aún de las intenciones del partido de Gerry Adams, que fue el brazo político del ya inactivo Ejército Republicano Irlandés (IRA), que ha pedido para Robinson respeto y tiempo para que solucione sus problemas personales.

La situación preocupa a los Gobiernos británico e irlandés, pues temen que la desintegración de la coalición gubernamental norirlandesa convierta la parálisis del proceso de paz en una crisis de larga duración, justo cuando la amenaza terrorista de los disidentes del IRA está en su punto más alto en los últimos años.

También se abre la posibilidad a la convocatoria anticipada de unas elecciones autonómicas.

Los expertos sostienen que toda la cautela con la que el DUP ha abordado el citado proceso de transferencia a fin de afrontar los futuros comicios con una imagen de unidad y fortaleza, podría caer en saco tras la vuelta de un líder debilitado como Robinson.

En este contexto, un voto unionista aún más disperso beneficiaría directamente al Sinn Fein, que podría convertirse en el partido mayoritario de la provincia y acceder, por primera vez en la historia del Irlanda del Norte, a la jefatura del gobierno autónomo.

La ley permite al ministro principal norirlandés dejar sus funciones durante un máximo de seis semanas (en este caso sería hasta el 22 de febrero), tras lo cual los eventuales cambios que se produzcan deben ser ratificados por la asamblea norirlandesa.

Robinson está en el ojo del huracán después de que un reportaje de la cadena de televisión BBC revelara que su esposa, aprovechando sus influencias, ayudó a un amante 39 años menor a montar un café en Belfast con fondos conseguidos de unos empresarios.

Iris Robinson, que al igual que su marido es conservadora en temas sociales -rechaza por ejemplo la igualdad de derechos para los gays-, también admitió su relación con el joven y dijo que comenzó cuando le consolaba tras la muerte de su padre.

Además de mantener una relación sentimental, el reportaje de la BBC reveló que Iris Robinson le consiguió a su amante un préstamo de 55.000 euros -de los que se embolsó un porcentaje- de dos empresarios del sector inmobiliario para abrir su negocio y que cuando la relación terminó le pidió que le devolviera parte de la cantidad conseguida.

El mes pasado, Iris Robinson informó de que abandonaba la política por razones de salud y tras destaparse el escándalo renunció a sus escaños en el Parlamento de Londres y en la Asamblea norirlandesa.