Archivo de Público
Martes, 12 de Enero de 2010

Las sanciones contra Irán deben centrarse en la elite dirigente, dice Clinton

EFE ·12/01/2010 - 01:20h

EFE - En Moscú, William Burns abordará con las autoridades rusas las relaciones bilaterales, el trabajo de la comisión presidencial conjunta, el control de armas, la cooperación económica y las ambiciones nucleares de Corea del Norte y de Irán. EFE/Archivo

La secretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton, afirmó ayer que la mejor manera de ejercer presión sobre Irán para que abandone sus aspiraciones nucleares es imponer sanciones contra aquellos que toman las decisiones en Teherán.

"Está claro que hay un grupo relativamente pequeño de personas que toma las decisiones en Irán; ellos tienen relaciones políticas y comerciales y si podemos crear una vía de sanciones que tenga como objetivo a aquellos que realmente toman decisiones (...) eso sería una manera más inteligente de imponer sanciones", dijo en el avión que la lleva a Hawai, la primera parada de una gira que inició ayer.

La secretaria de Estado no especificó las personas que podrían verse afectadas por las posibles nuevas sanciones que EE.UU. y otras naciones sopesan imponer a Irán por su negativa a abandonar sus aspiraciones nucleares.

Algunos medios de comunicación estadounidenses, entre ellos el New York Times y el Washington Post, apuntaron en su edición digital a la Guardia Revolucionaria, cuerpo de elite del Ejército iraní, como uno de los posibles objetivos.

Clinton señaló que las potencias aún no han tomado una decisión al respecto, si bien adelantó, según otros medios de comunicación, que el Grupo 5+1 -los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad (China, EE.UU., Francia, Reino Unido y Rusia) más Alemania- se reunirán a finales de esta semana en Nueva York para debatir el tema.

El Gobierno del presidente Barack Obama ha llegado a la conclusión de que este tipo de sanciones, enfocadas a la elite dirigente de Irán, son más eficaces tras haber mantenido consultas con diferentes países.

"Hemos estado involucrados muy activamente en pedir ideas de varios países, mirando qué funcionará, qué no, qué tendría el mayor impacto para modificar los cálculos estratégicos dentro de Irán de los líderes actuales", afirmó Clinton.

La jefa de la diplomacia estadounidense indicó, no obstante, que EE.UU. sigue interesado en conversar con Irán, incluso mientras considera maneras de presionar a Teherán mediante sanciones.

Gran parte de la comunidad internacional acusa a Irán de ocultar, bajo su programa nuclear civil, otro de naturaleza clandestina y aplicaciones bélicas cuyo objetivo sería la adquisición de armas atómicas, alegación que Teherán niega.

El conflicto se agravó a finales del pasado año después de que el régimen iraní rechazara una propuesta de Estados Unidos, Francia y Rusia para enviar su uranio al 3,5 por ciento al exterior y recuperarlo tiempo después enriquecido al 19,5 por ciento, en las condiciones que dice necesitarlo para su reactor civil en Teherán.

Desde entonces, Irán ha ofrecido varias alternativas y ha advertido que conseguirá el combustible "por su propios medios" si no obtiene una respuesta de la comunidad internacional en el plazo de un mes.

Además, decidió reducir al mínimo su cooperación con el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) después de que la Junta de Gobernadores aprobara, por una amplia mayoría, una resolución de condena a Irán por la opacidad de su programa nuclear.

En paralelo, el subsecretario de Estado para Asuntos Políticos de EE.UU., William Burns, viajará el viernes a Madrid para reunirse con el ministro español de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, y con los directores políticos de la UE, con los que tratará el asunto de Irán, dijo hoy el portavoz de Clinton, Philip Crowley.

Las consultas de EE.UU. con sus socios de la UE, cuya presidencia semestral sostiene España, llegan en un momento en el que Washington y otros aliados sopesan imponer una cuarta ronda de sanciones contra Irán mediante una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU.