Archivo de Público
Martes, 12 de Enero de 2010

Fue un homicidio por intoxicación

Se publica el certificado de defunción de Michael Jackson, que afirma que pudo morir por una negligencia de su médico

IÑIGO SÁENZ DE UGARTE ·12/01/2010 - 06:00h

Las autoridades de Los Ángeles saben desde el 31 de agosto que la muerte de Michael Jackson no se debió a un accidente o a problemas anteriores de salud. El semanario sensacionalista británico News of the World publicó este domingo el certificado de defunción del cantante en sus dos versiones: la original, con fecha de 7 de julio, y la corrección posterior, firmada el último día de agosto de 2009.

En el segundo documento, la muerte es atribuida a una "intoxicación aguda de Propofol", el medicamento suministrado por el doctor Conrad Murray. Establece que el fármaco fue administrado por inyección intravenosa realizada por otra persona. Por tanto, considera que la probable causa de la muerte es un "homicidio".

La causa de la muerte fue una "intoxicación aguda de Propofol"

La agencia Associated Press informó la semana pasada, citando fuentes policiales, que el médico personal de Jackson será acusado de homicidio involuntario: "El doctor Conrad Murray será procesado porque la evidente negligencia en el tratamiento se aleja por completo de las prácticas habituales de comportamiento en un profesional de la medicina", dijo. Al día siguiente, un portavoz de la Fiscalía de Los Ángeles negó que se haya tomado ya una decisión sobre el caso.

Al conocer la publicación del certificado de defunción, una fuente de la familia Jackson explicó a los medios de comunicación norteamericanos que mantiene su confianza en la policía pero que espera resultados cuanto antes. "Esperamos que las autoridades hagan públicas cuanto antes las circunstancias que rodearon la muerte de Michael".

Por su parte, Conrad Murray ha contratado a un conocido abogado para que se haga cargo de su defensa. Se trata de Michael Flanagan, que ya salvó anteriormente a una enfermera de una acusación de asesinato en un caso en el que se había administrado por error el calmante Propofol. También se ocupó de la defensa de Britney Spears.

Será difícil demostrar que hubo una grave negligencia médica

Murray admitió a la policía que había administrado Propofol a Jackson. Hasta ahora, no ha sido citado ante un gran jurado, paso previo habitualmente a una acusación formal. Flanagan ya ha hecho saber que la Fiscalía no se atreverá a llevar el caso a los tribunales si se trata de un simple error médico. Para que haya una acusación de homicidio, deberá probar que se trata de "una grave negligencia", algo que él sabe por propia experiencia que es muy difícil de demostrar ante un jurado.