Archivo de Público
Martes, 12 de Enero de 2010

"No soy un diez, eso está reservado para Kaká"

Marcelo. Jugador del Real Madrid. Lateral con vocación ofensiva, se ha hecho un hueco en el centro del campo

LADISLAO JAVIER MOÑINO ·12/01/2010 - 07:15h

Marcelo, durante un momento de la entrevista con Público en Valdebebas. - M. G. CASTRO

Pellegrini ha encontrado en la condición de lateral ofensivo de Marcelo (Río de Janeiro, 1988) la pieza que demandaba para equilibrar el centro del campo del Madrid. Por necesidades del guión, el 12 regresó ante el Mallorca a su puesto natural y aparcó la anarquía que despliega en ataque para completar un partido muy serio. Él fue el primero en interpretar el plan ofensivo del técnico chileno desde la segunda línea.

Dice Higuaín que su abuelo sabe mucho de fútbol.

Sí, le encanta. Jugó en el Vasco de Gama, pero no era conocido.

¿Le aconseja con su nueva posición?

No, él me da más consejos como persona y para que siempre esté cerca de la familia.

¿El abuelo es una figura capital en las familias brasileñas?

Sí, es como un segundo padre. En mi caso, como mi papá trabajaba, él me llevaba a los entrenamientos.

Usted viene de una familia humilde y jugó en el Fluminense, el equipo de los ricos de Río.

Sí, pero yo siempre fui humilde. Nunca me faltó de nada, pero tampoco tuve muchas cosas. Aun así, mi infancia fue feliz.

¿Donde nació?

En Río hay muchas playas y yo nací en la de Flamengo, como mi abuela, mi padre y mi madre. Nací jugando al fútbol playa, sin botas... Aquí no veo a los chicos jugando en la calle. Allí, cualquier parque o un banco es bueno para jugar al fútbol .

Algunos turistas pasaron la última Nochevieja en las favelas de Río.

Nunca he estado en las favelas, pero conozco mucha gente de allí. Están mejorando mucho y es importante que se hagan iniciativas de este tipo. Tengo un amigo favelado que dice que, a veces, se está más seguro en las favelas que fuera.

¿Qué le cuentan de Lula?

Ha cambiado mucho Brasil. Mi madre, que vive allí, dice que ha hecho muchas cosas buenas, que las ha cambiado y que va a seguir transformando el país para mejor.

¿Conserva la alegría de aquel fútbol de playa?

Sí, no voy a decir que es lo mismo que cuando salgo al Bernabéu, pero la alegría que tenía entonces la tengo ahora.

¿Por qué eligió el Fluminense, con lo mal que se lleva con el Flamengo, que es el equipo del pueblo?

El Fluminense me quería para el fútbol sala y sus instalaciones estaban a diez minutos andando desde mi casa. Tenía 8 años y mi abuelo me dijo que así, cuando él no pudiera acompañarme, podría ir solo.

¿Que aplica del fútbol sala al fútbol?

En el fútbol sala, antes de recibir el balón, tienes que pensar qué vas a hacer porque no tienes tiempo de girarte. El fútbol es más fácil. También se me ha quedado disparar desde cualquier parte. En el fútbol sala, si vas por la derecha, tienes que chutar con la derecha y si vas por la izquierda, con la zurda. Me gustaría ir a entrenarme un día con los jugadores de Inter Boomerang.

Y Pellegrini, ¿qué le pide ahora exactamente?

Que ataque, que es lo mejor que sé hacer, pero que también tengo que ayudar a Arbeloa y defender para recuperar el balón.

Pero no le pide que juegue tan pegado a la banda como le pidió Juande cuando lo adelantó.

Con Juande tenía que ir más pegado a la raya y tirar más centros. Ahora puedo jugar más por el medio porque puedo cambiar mi posición con Higuaín o con Kaká.

¿Se siente ahora más un diez que un tres?

Nooo, diez no, eso está reservado para Kaká.

Pero aún no se ha visto a Kaká alimentando de pases a Higuaín, a Cristiano o a Benzema.

Kaká era un rey en Milán y es muy difícil cambiar todo, trasladar a la familia, buscar casa, hay que esperar porque sus pases llegarán. Kaká entiende mejor que todos nosotros la posición en la que juega.

¿Disfruta más ahora que en el lateral?

No, también disfruto cuando juego de lateral, aunque he recibido críticas. Soy lateral y siempre lo voy a ser. Ahora estoy ayudando en una nueva posición.

¿Cómo ve más fácil convencer a Dunga para que le lleve al Mundial?

De lateral, porque en Brasil hay muy buenos centrocampistas.

Le ha salido un nuevo competidor: además de Kleber y André Santos, ahora está Bastos, del Lyon.

Sí, además es un caso similar al mío. Él también está jugando de centrocampista y Dunga le ha llamado para jugar de lateral. Pienso que no tengo que enseñarle nada a mi seleccionador. Él ya sabe lo que puedo hacer y espero ser convocado para el Mundial.

Ha vuelto a sus orígenes en el campo de juego.

En los juveniles era delantero, pero en el Fluminense vieron que era mejor lateral porque cuando arrancaba con el balón desde atrás, rompía mejor.

¿Por qué los laterales brasileños son tan ofensivos?

Si ve un partido de la liga brasileña, verá que no hay interiores como en España.

¿Se considera un jugador anárquico?

En ataque sí, pero en defensa hay que mantener una línea de equipo.

¿Valdano dice que usted es un futbolista indetectable para los defensas?

Intento pensar antes de recibir el balón y si hay un hueco, doy un pase, pero si ese agujero se cierra, tengo que improvisar con un regate o un disparo. Eso puede hacer que sorprenda a los defensas.

Es usted el mejor asistente del Madrid.

Delante tienes más posibilidades de coger el balón. Puedes elegir entre tirar o pasar, pero depende del momento.

¿Cristiano cómo le pide el balón, en largo o en corto?

Con él da igual... Se lo puedes dar por arriba, por abajo o al pie porque tiene una calidad increíble. Pero he hablado con él y lo prefiere adelantado para ganar en velocidad a la defensa.

¿Y a Higuaín?

A él también al hueco, porque también es rápido. Es muy listo, el balón está en el aire y él ya ha echado a correr. Llevamos un tiempo jugando, no hace falta que me diga dónde va ir porque ya lo sé.

¿Es cierto que le gusta el teatro?

Sí, sobre todo las comedias. Mi mujer hace teatro.

¿Considera a los futbolistas como actores?

Sí, pero no como los de las series o las telenovelas, que si se equivocan, repiten y no pasa nada. Nosotros somos más como los actores de teatro.

¿Y ha sentido el miedo escénico?

En Brasil sí, pero ahora lo que tengo es muchas ganas de salir. Cuando entro el campo, descargo la tensión y me siento como en casa.