Archivo de Público
Martes, 12 de Enero de 2010

Medio millón de niños sin clase por la nieve

El temporal provocó la cancelación de 274 vuelos en Barajas. Las heladas dan hoy paso a las lluvias y a un aumento de las temperaturas, según Meteorología

SUSANA HIDALGO ·12/01/2010 - 01:00h

La ola de frío que ha azotado la Península en la última semana comenzó ayer a remitir, aunque su último coletazo dejó a más de medio millón de escolares sin clase, cerca de 300 vuelos cancelados en el aeropuerto de Madrid-Barajas y placas de hielo en numerosas carreteras. Además, la nevada que sufrió la capital desde el domingo pasado por la tarde hasta la madrugada de ayer hizo que en las primeras horas de la jornada las calles de Madrid estuviesen prácticamente intransitables.

Tras la nieve llegan hoy lluvias generalizadas y un aumento "significativo" de las temperaturas, según las previsiones de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET). Un total de 13 comunidades autónomas estarán en alerta por lluvia y viento: 40 provincias estarán en nivel amarillo (algún riesgo), en su mayoría de Castilla y León, el norte de Andalucía, Catalunya y Aragón; mientras que otras cinco permanecerán en nivel naranja (riesgo extremo) por las nevadas (León y Palencia) y por alerta por vientos (la costa de Lugo, A Coruña y Pontevedra). La previsión para Catalunya es que las temperaturas lleguen a los seis grados bajo cero.

Miles de niños en casa

El mal tiempo dejó ayer sin clase a unos 522.000 niños, 362.000 de ellos en la Comunidad de Madrid, que suspendió la actividad docente, aunque dejó abiertas las aulas para actividades extraescolares.

Castilla La Mancha fue otra de las autonomías más afectadas, con 100.000 estudiantes que se quedaron en casa. En Castilla y León 24.000 alumnos se quedaron también sin clase debido al corte de carreteras secundarias y puertos de montaña en Burgos y en León.

Cantabria y Extremadura fueron otros dos territorios donde miles de niños no acudieron al colegio. En Asturias el cierre del 27% de los centros escolares afectó al 16,12% del alumnado total matriculado en las distintas etapas de la enseñanza no universitaria.

El viento, la niebla y las placas de hielo provocaron la cancelación de varios centenares de vuelos en el aeródromo madrileño de Barajas.

Los aviones que consiguieron despegar acumularon retrasos de más de seis horas y miles de viajeros protestaron ante las oficinas de las compañías aéreas. El mal tiempo que hace en el resto de Europa también contribuyó a atascar el tráfico aéreo. A partir del mediodía, Barajas empezó a funcionar con sus cuatro pistas a pleno rendimiento, aunque seguía registrando retrasos en los vuelos.

Operarios de Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA) tuvieron que realizar operaciones de deshielo. En aviones grandes esta operación puede durar entre 45 minutos y una hora, y en las aeronaves pequeñas, entre 15 y 20 minutos.

Retrasos en Cercanías

Respecto al tren, la peor parte se la llevaron los servicios con origen o destino en la Comunidad de Madrid. Hubo retrasos tanto en la línea de Cercanías como en los trenes Alvia que unen Madrid con Cádiz y Huelva, cuyos pasajeros fueron trasladados en AVE y en autobús. Los trenes AVE también circularon a menos velocidad de la habitual.

En la carretera, a última hora de la tarde, el mal tiempo estaba afectando de manera significativa a la circulación de más de 200 tramos de la red de vías sencundarias. El uso de cadenas era obligatorio en algunos tramos de la provincia de Teruel, Ciudad Real y Toledo.