Archivo de Público
Martes, 12 de Enero de 2010

Montilla dará replica al TC en "proporción" a su fallo

CiU responsabiliza por igual a PSOE y PP de la situación del Estatut

 

FERRAN CASAS ·12/01/2010 - 00:05h

El ex presidente González saluda a Montilla, con quien ayer se reunió para tratar asuntos europeos. - EDU BAYER

Montilla lo tiene claro. Y ayer lo verbalizó. Si la sentencia del Tribunal Constitucional (TC) es severa con el Estatut, la respuesta catalana, que él pretende liderar, no será tibia. En una entrevista en Televisió de Catalunya, el president aseguró que la respuesta será "proporcional" al recorte o interpretación restrictiva que opere el Alto Tribunal sobre el texto que los catalanes avalaron en referéndum y el PP recurrió.

Montilla afirmó que no se trata de "especular" en estos momentos sobre cuál será la respuesta que den los partidos y la sociedad catalana. El president prefiere centrar sus esfuerzos, según insisten el PSC y su entorno, en usar todos los elementos de presión política a su alcance para convencer a los magistrados de la constitucionalidad del texto y de las consecuencias de mutilarlo.

Pero si hay recorte, ni él ni el PSC se quedarán de brazos cruzados, tal y como avanzó Público este domingo. Si es necesario, liderarán un desafío colectivo que podría contemplar desde enviar el Estatut vigente de nuevo a las Cortes a preguntar a los catalanes si están de acuerdo con el texto después del recorte del Constitucional.

Son posibilidades que están encima de la mesa. Pero también son solo hipótesis con las que el president prefiere no "especular" en público. Pese a todo, Montilla afirmó que no desearía que su advertencia sobre la proporcionalidad de la reacción catalana fuera tomada como la de quien busca aplicar "la ley del talión".

Sin entrar en la descalificación directa, Montilla sí insistió en la réplica al ex vicepresidente del Gobierno en los años ochenta, Alfonso Guerra, que acusó al president y al resto de líderes catalanes de estar "en la estratosfera". Montilla afirmó que no quería "polemizar" con quien ya "no representa" al socialismo español. "Lo hizo hace décadas", remachó.

Tras mostrar su despreocupación por la actitud de Guerra, presidente de la Comisión Constitucional del Congreso, Montilla se detuvo en otra "más preocupante", la de Javier Arenas, "que sí es una voz representativa dentro de su partido [el PP]". Juzgó "fuera de tono" los ataques que le dedicó por la intención de liderar la respuesta catalana, más cuando Arenas "votó el Estatuto andaluz, que tiene muchos artículos iguales al catalán".

Pajín pone paz

La secretaria de Organización del PSOE, Leire Pajín, evitó minimizar las declaraciones de Guerra. Al contrario, le lanzó un capote al afirmar que comparte su opinión de que es preceptivo conocer las sentencias judiciales antes de opinar sobre ellas y que, sobre todo, es necesario acatarlas.

"Me quedo con lo que dijo Guerra: las sentencias se acatan y luego se opina", afirmó, sin querer extenderse más en un asunto que amenaza con envenenar las relaciones entre el PSOE y los socialistas catalanes, que son conscientes que no pueden escurrir el bulto y deben liderar la indignación popular si la sentencia altera el Estatut. Pajín huyó de "controversias" y afirmó que si las hay, las ha provocado el PP con su recurso.

Los 25 diputados del PSC

Por su parte, CDC también se refirió a la polémica entre socialistas. Felip Puig, su secretario general adjunto, lamentó ayer que "el conflicto entre PSC y PSOE tenga una víctima propiciatoria: Catalunya". Las palabras de Puig aludían a las dificultades para pactar un nuevo modelo de El Prat y al recurso del Estatut. "Los socialistas son corresponsables de lo ocurrido, lo son tanto o más que el PP", explicó, para lanzar a continuación una pregunta: "¿Qué ha hecho el PSC con dos ministros y 25 diputados para resolver el problema?". Él mismo dio la respuesta: "Rasgarse las vestiduras".