Archivo de Público
Martes, 12 de Enero de 2010

El Govern elude la crisis por el 'caso Horta de Sant Joan'

Uno de los detenidos pudo avisar del incendio al 112

J. SIRÉ / A. M. VIDAL ·12/01/2010 - 05:00h

El conseller Baltasar, junto a Antoni Mur, jefe de los Agentes Rurales. - EDU BAYER

La detención de dos personas como presuntos autores del fuego que se cobró la vida de cinco bomberos en Horta de Sant Joan (Tarragona) el último verano ha abierto una vía de agua en el Gobierno catalán. CiU ha desmostrado estos dos últimos días que no está por la labor de olvidar que la Conselleria de Medi Ambient anunció "rotundamente" en su día que la causa del incendio fue un rayo, algo que la investigación de los Mossos encargada por la juez que instruye el caso ha desmentido.

"Ningún país se merece un gobernante que le engaña y le dice mentiras. ¿Cómo puede ser que el president de la Generalitat lo permita?", se preguntaba ayer el portavoz parlamentario de la federación nacionalista, Oriol Pujol. Según anunció, CiU esperará a que el conseller de Medi Ambient, Francesc Baltasar, y el de Interior, Joan Saura, ambos de ICV, den explicaciones antes de pedir formalmente su dimisión.

Saura y Baltasar evitaron chocar ayer sobre la investigación policial y sobre el hecho de que el conseller de Medi Ambient supiera de ella por la prensa. Además, Baltasar defendió públicamente el informe realizado por los Agentes Rurales que le llevó a error. "Hicieron un trabajo muy exhaustivo con una metodología contrastada", dijo antes de asegurar que no dimitirá ni depurará responsabilidades.

El misterio de la llamada

Quienes ya han comenzado a pagar su presunta implicación en el incendio son Antonio P. y Lorenzo M. El entorno más cercano de este último recordaba ayer que, tras la posible imprudencia cometida, el ya encarcelado "llamó al teléfono 112 de emergencias".

"Si se hizo, fue sólo para decir que vieron humo en el lugar"

Según declaraciones recogidas por este diario, "la llamada fue registrada y los Mossos se pusieron posteriormente en contacto con él para interrogarlo". Fuentes de la investigación no quisieron confirmar ni desmentir la llamada, aunque precisaron que, de haberse producido, no fue autoinculpatoria: "Si se hizo, fue sólo para decir que vieron humo en el lugar".

Según avanzó ayer El Periódico, los imputados habrían tomado fotografías del fuego tras provocarlo, lo que resta fuerza a sus supuestos intentos por sofocarlo.

Personas cercanas a Antonio P., de 26 años, lamentaban también que se haya dicho que era bombero: "Hizo un curso de tres días donde enseñan el triángulo del fuego, y a limpiar y recoger mangueras".

"La Generalitat sólo busca cabezas de turco y eludir su responsabilidad"

Las mismas fuentes protestaban "porque parece que la Generalitat sólo busca cabezas de turco y eludir su responsabilidad", una opinión que ya secundó el alcalde de Horta de Sant Joan, de CiU. Ayer, Àngel Ferràs se congratulaba por la desaparición de la versión oficial: "El municipio dudó siempre de que la causa del fuego hubiera sido un rayo".

Los dos detenidos por el incendio pasaban ayer su tercer día en prisión sin fianza, algo que fue duramente criticado por los abogados de Antonio P., Josep Enric Fornós y Jaume Buera, porque "ni tiene antecedentes, ni hay riesgo de fuga o destrucción de pruebas. Parece que haya dos justicias en este país, la de los pobres y la de los ricos".

Los letrados ya calculan que los dos imputados se enfrentan a penas de más de diez años de cárcel.

La autoría del rayo se fijó en cuatro días

Una investigación de cuatro días
Antoni Mur, máximo responsable de los Agentes Rurales, admitía ayer que la investigación que apuntaba a un rayo como causante del fuego se saldó en cuatro días. Mur matizó que las investigaciones por este tipo de fuego pueden tardar “entre varios meses y dos horas”, aunque fuentes de los bomberos explicaban que era “muy poco tiempo”.

No había otras versiones
El conseller Baltasar admitió que dijo “rotundamente” que la causa del fuego fue un incendio porque no había ninguna otra hipótesis.

La duda de la presión
Baltasar insistió en que en ningún momento presionó a sus técnicos para que dieran una pronta explicación a la causa del fuego.