Archivo de Público
Martes, 12 de Enero de 2010

ETA trasladaba material para fabricar potentes coches bomba

La Guardia Civil busca a un joven cuyo pasaporte apareció en la furgoneta

PEDRO ÁGUEDA ·12/01/2010 - 00:45h

Guardias civiles trasladan material hallado en la casa de los padres de la etarra detenida en Portugal. - EFE

La furgoneta interceptada el domingo por la noche en Zamora trasladaba material para fabricar el tipo de coches bomba con los que ETA ha perseguido causar muertos en los acuartelamientos de la Guardia Civil desde el final de la tregua. Dos bombonas de gas vacías de 84 kilos y una tercera, a la que los terroristas ya habían seccionado su parte superior, estaban destinadas a fabricar potentes artefactos que permiten dirigir su carga explosiva hacia un objetivo determinado.

Ese tipo de bomba fue la utilizada en el atentado que destrozó el pasado agosto la casa cuartel de Burgos, en la que residían 95 familias. La explosión dejó 65 heridos leves, pero sólo la distancia entre la furgoneta bomba y la espalda del cuartel, a la que obliga el perímetro de seguridad, evitó que se consumara una masacre.

La banda mató al guardia Piñuel con este tipo de artefacto explosivo

Este mismo método fue utilizado en el atentado contra la casa cuartel de Calahorra en marzo de 2008. Pero fue dos meses después, el 14 de mayo, cuando la banda logró asesinar al guardia Juan Manuel Piñuel con uno de esos artefactos. Miembros del comando Vizcaya aparcaron ante la puerta del cuartel un coche bomba que explotó en cuestión de segundos, derrumbando la instalación y sepultando al agente.

Red de zulos en Portugal

Con todo, el explosivo que transportaban los etarras en la furgoneta, diez kilos de pentrita, no era suficiente para completar una de esas potentes bombas, ya que esta sustancia suele utilizarse para ampliar el efecto devastador de otras. Este es uno de los motivos que lleva a los investigadores a pensar que el traslado de explosivos no iba a ser el único que pensaba efectuar ETA a Portugal, instalando una red de zulos en ese país que le ayudara a escapar del acoso policial que vive en Francia. Según esta hipótesis, los terroristas acudirían al país vecino a recoger el material explosivo con el que luego atentarían en España.

Los investigadores creen que se iban a dar más traslados de material a Portugal

La pentrita también puede ser utilizada en la confección de bombas lapa. Para la fabricación de este tipo de artefactos, se encontraron, entre otros elementos, 30 sensores de movimiento que facilitan la activación de la bomba al ponerse en marcha el coche de la víctima.

En la extensa relación facilitada ayer por el Ministerio del Interior sobre el material encontrado en el interior de la furgoneta, se incluyen tres armas de fuego, una de ellas un rifle de mira telescópica para alcanzar objetivos a larga distancia. Igualmente, se analiza el líquido que contenían dos bidones de diez litros cada uno y que podría ser nitrometano, componente del amonitol, uno de los explosivos más potentes utilizado por la organización terrorista desde la ruptura del alto el fuego.

En la furgoneta, la Guardia Civil también encontró un pasaporte a nombre de Luis María Zengotitabengoa Fernández. Ayer, agentes del Instituto Armado registraron dos viviendas en Elorrio vinculadas al joven, de 28 años y antiguo miembro de Segi. Se trataría de un miembro legal de ETA, del que no había hasta ahora constancia de su incorporación a la banda. Por contra, la Guardia Civil considera a su hermano mayor, Andoni, miembro del aparato militar de ETA desde principios de 2008. Andoni Zengotitabengoa huyó en 2003 después de ser condenado a 13 años de prisión por kale borroka.

Los otros dos detenidos el domingo ya en territorio portugués son Iratxe Yáñez, que aparece en los carteles de terroristas más buscados desde el pasado verano, y Garikoitz García Arrieta, sin reclamaciones judiciales y del que se sospecha que huyó de su domicilio para incorporarse a ETA hace más de un año.