Archivo de Público
Martes, 12 de Enero de 2010

El PSOE ve "impúdica" la foto de Rajoy en la cola del paro

La vicepresidenta primera del Gobierno denuncia que el gesto del líder de la oposición "no es de muy buen gusto". Dirigentes del PP le critican y creen que la imagen le hace un "flaco favor"

MARÍA JESÚS GÜEMES ·12/01/2010 - 00:15h

El líder del PP, Mariano Rajoy, junto a la número dos del partido, María Dolores de Cospedal, en la reunión de la Junta Directiva de ayer. - EFE

"No me parece de muy buen gusto", dijo ayer María Teresa Fernández de la Vega, cuando se le preguntó qué le había parecido la imagen de Mariano Rajoy frente a una oficina del Inem.

La vicepresidenta primera del Gobierno no tuvo ningún reparo a la hora de criticar su gesto. Más "cuando hay tanta gente que está en el paro". No le pareció bien que se "colocara para hacerse una foto" y lo utilizara "de forma partidaria", informa Daniel Basteiro desde Bruselas.

La reprobación del Ejecutivo socialista llegó acompañada de un análisis sobre las recetas que el líder de la oposición propone: "No compartimos ni el abaratamiento del despido, ni estamos a favor de ninguna reforma que suponga restringir los derechos de los trabajadores". Para Fernández de la Vega lo "único evidente" es que Rajoy se ha pronunciado "claramente a favor de una reforma del mercado laboral que incluye el abaratamiento del despido". Y, por ello, prometió que durante los seis meses de presidencia europea, España luchará por el refuerzo de la protección social de los desempleados.

Las palabras de la vicepresidenta tuvieron eco en la sede del PSOE. Su secretaria de Organización, Leire Pajín, se mostró indignada con el líder de la oposición y cargó contra él: "Aunque sabe que sus compañeros de partido preferirían que estuviera otro en su lugar, él no va a tener problema de empleo". A su juicio se trata de "un acto impúdico, que no ayuda en nada a los hombres y mujeres que han perdido su empleo y que esperan una alternativa del PP", informa Juanma Romero.

Pajín pidió al PP que, si no quiere "arrimar el hombro", al menos "deje trabajar" a los que "están dispuestos a mirar hacia delante". Y puso en evidencia las medidas anunciadas por el PP. "Han querido empezar 2010 con tres propuestas muy básicas: el abaratamiento del despido, la negativa a la modernización del país y reducir el sueldo a los funcionarios. Empezamos a conocer su famoso plan económico", denunció la dirigente socialista. A su juicio, lo que "asusta" realmente a los trabajadores "son las políticas que practicó cuando gobernaba".

El líder del PP pidió que se rebaje en dos puntos la cotización de los empresarios

Pero la censura no procede sólo de fuera. Rajoy tampoco escapa a los reproches de los suyos. La foto ha generado cierto malestar también dentro del PP. Algunos diputados no comprenden por qué su jefe de filas se prestó a retratarse de esa forma y aceptó que le hicieran además un vídeo. "Es un error", resume un parlamentario del PP. Consideran que con ello se le ha hecho "un flaco favor". La mayoría de dirigentes consultados piensa que en estos momentos hay que "andarse, más que nunca, con pies de plomo". Alguno llega incluso a apuntar maliciosamente que puede ser él quien algún día se encuentre en esa situación.

También hay quien reconoce que no le gustó nada que Rajoy hablará con tanta sinceridad sobre "congelar el sueldo a los funcionarios" y sobre la posibilidad de que se contemple "una menor indemnización por despido". Están convencidos de que con ello generan mayor animadversión social y que, en el fondo, sirve para que Zapatero proclame las diferencias ideológicas que en el fondo les impide pactar una salida a la crisis.

Los colaboradores de Rajoy no quieren entrar en el análisis. Aseguran que el presidente del PP, como siempre, valoró los pros y contras y que tuvo "especial cuidado" para que nadie se sintiera "herido ni ofendido". "Se hizo con toda la delicadeza posible, intentando que no se vieran, además, las caras de los que estaban allí presentes", cuenta una de las personas que le acompañó durante la realización de las fotos para la entrevista de El Mundo.

"Lo que más preocupa"

Desde su entorno afirman que su única intención era lanzar el mensaje de que cuando él llegue al Gobierno la situación cambiará y reflejar su interés por lo que más preocupa a los españoles.

En la cúpula defienden que no es un actuación partidista. "Si ha dolido tanto será por algo", defienden. Y no les parece correcto que María Teresa Fernández de la Vega aproveche las ruedas de prensa que da para hablar sobre la presidencia de España en la UE para hacer "oposición a la oposición". "La vicepresidenta tendría que tener cuidado. Si el PP tiene la lealtad de apoyar al Gobierno en Europa, ellos no deberían practicar política de baja estopa", dicen desde la cúpula del PP.

El equipo de Rajoy afirma que se hizo con "cuidado" para no ofender a nadie

Rajoy, por su parte, no hizo ayer mención alguna a la foto. Comparecía ante la plana mayor del PP para marcar la estrategia de cara a los próximos meses, dejando claro que el paro será una de sus principales armas arrojadizas. Irónicamente, sobre todo después de la imagen que había proyectado, el jefe de la oposición pidió al Gobierno que se dejara de "demagogia".

El líder del PP echó en cara a Zapatero los datos dedesempleo. Y no sólo se refirió a los cerca de cuatro millones de parados, sino que también se detuvo en el millón que "carece de cualquier cobertura o ingreso económico". Además quiso resaltar que había "muchos afectados por el desánimo" que son aquellos que ya no buscan porque piensan que no van a encontrar nada.

"El termómetro de la recuperación económica está en la creación de empleo", puntualizó durante su intervención, al tiempo que denunciaba la subida de impuestos, la de los precios y la situación "insostenible" del déficit público.

Mercado laboral

Respecto a la reforma del mercado laboral, Rajoy recomendó al Ejecutivo que actuase como hizo el PP en 1997, cuando se sentó con todos los agentes sociales para alcanzar un acuerdo. De su memoria ha desaparecido que también con el Gobierno de Aznar se vivió en 2002 el "decretazo" de la reforma laboral que desencadenó en una huelga general.

En su opinión, el presidente del Gobierno tiene que ponerse de acuerdo con empresarios y sindicatos porque "en esta situación es imposible que se cree empleo fijo y de calidad". Estas palabras fueron las únicas que arrancaron un sonoro aplauso. Entre las medidas que propuso el PP: agilizar la reestructuración del sistema financiero, reducir el gasto público, acabar con los contratos temporales... Y ayer, además, que se rebaje en dos puntos la cotización de los empresarios a la Seguridad Social.

El presidente nacional del PP aprovechó para presentar su calendario de a actos. En este se marcan numerosas citas para convertir 2010 "en el año del contenido y la alternativa". Además, anunció que su formación reactivará la campaña "Más empleo y menos impuestos" que puso en marcha en 2009. Para ello llevaran "numerosas propuestas al parlamento" y realizarán un acto similar al de septiembre pasado en Dos Hermanas, en Sevilla. Será el 7 de febrero, en la localidad granadina de Atarfe.