Archivo de Público
Martes, 12 de Enero de 2010

El Villarreal se motiva

El Celta llega al duelo copero sin presión

SALVA TORRES ·12/01/2010 - 08:00h

SALVA TORRES - Diego López.

El Villarreal, desde que ascendió a Primera con el cambio de siglo, ha forjado su historial con tardes ilustres en Liga y noches heroicas en Champions. En la Copa, apenas ha escrito renglones torcidos y ningún titular. Tanto es así que el Celta, su rival de hoy, acude a El Madrigal con mejor palmarés: finalista tres veces, aunque perdiéndolas todas, la más reciente hace nueve años ante el Zaragoza (3-1).

Valverde tiene la oportunidad este año de invertir tan pobre trayectoria. Y se ha puesto a ello. De momento, tiene los cuartos de final de cara: viene de empatar en Balaídos ante un Celta que lucha por sacar el cuello en Segunda. Todo está a favor de los castellonenses, que juegan en casa ante un rival que bastante tiene con sobrevivir a la crisis en la que se halla inmerso.

Pero la Copa suele atragantársele a quien la da por apurada antes de tiempo. Y el Villarreal, desde luego, no tiene razones para sacar pecho. Por eso Valverde prefiere ir paso a paso y huir de favoritismos. Para ratificar el empate (1-1) cosechado en Balaídos, deberá jugar mejor partido que frente al Almería, el equipo que lo bajó de las nubes alcanzadas tras su brillante igualada en el Camp Nou.

Y como tiene algunos futbolistas tocados (Ángel, Cani, Cazorla, Gonzalo) y la mirada puesta de reojo en Mestalla, nadie se fía del encuentro trampa de esta noche.

El Celta acude relajado, sobre todo después de enderezar el errático rumbo con el que inició el campeonato en Segunda. Ha salido de los puestos de descenso y empieza a mirar hacia arriba. Su prioridad es seguir escalando en la clasificación, pensando en el añorado retorno a Primera, donde ha jugado más temporadas que el flamante Villarreal de esta década.

Realmente, El Madrigal verá a los dos equipos con papeles cambiados: ahora luce más el amarillo que el celeste. Eusebio sabe que su equipo tiene poco que perder y bastante que ganar.

El Celta saldrá quizá a un campo con las gradas medio vacías a reverdecer unos laureles que el Villarreal no tiene en la Copa.