Archivo de Público
Martes, 12 de Enero de 2010

Inspirado en Kluivert

Con 8 años, el delantero de Linyola soñaba con seguir los pasos del holandés

RUT VILAR ·12/01/2010 - 08:00h

EFE - Bojan, durante el partido ante el Tenerife, pugna con el zaguero del conjunto canario Pablo Sicilia.

"Cuando juego al fútbol, juego con mis amigos, nos lo pasamos muy bien y además hacemos deporte. A veces, con el equipo de Planell, que es mi equipo, nos imaginamos cómo sería ser jugador del Barça o del Manchester, y qué cosas podríamos hacer si lo fuéramos. Miro a Kluivert, mi ídolo, y pienso que tiene mucha suerte de jugar en el Barça porque así puede ayudar a los niños enfermos y viajar mucho. Cuando el entrenador se enfada, no me gusta, pero siempre es para jugar mejor. Quiero ser futbolista porque me gusta el deporte, me gusta hacer amigos y me gusta hacer goles. Me dicen que lo hago bien y yo todavía quiero jugar mejor, como Kluivert. Algún día quiero ser futbolista porque vas a muchos países nuevos con el equipo y juegas al mejor deporte del mundo". Firmado, Bojan Krkic, curso del 98.

Cada vez que se le recuerda su premonitoria composición escolar que redactó a los 8 años, el delantero azulgrana se sonroja. Quién iba a decirle que sólo unos meses después de presentar ese escrito en el colegio aterrizaría en la cantera azulgrana para batir un sinfín de récords: 226 goles en su primera temporada en el club, 69 en la siguiente con el alevín B y 92 después con el alevín A.

El ariete mostró que, además de gol, tiene otras aptitudes que aportar al equipo

A pesar de su indiscutible olfato goleador, Bojan siempre quiso ser como Kluivert."Por su elegancia", revela el ariete catalán. Un tipo, el holandés, criticado en el Camp Nou por su falta de acierto ante la portería rival y muy apreciado entre sus compañeros por su generosidad y visión de juego. No en vano, en 2002, el tulipán, con diez asistencias de gol, fue el segundo mejor pasador del equipo que dirigía Carles Rexach, sólo superado en esta faceta por Xavi.

Aunque Bojan nunca podrá igualar el juego de espaldas a portería de su ídolo de la infancia, ante el Tenerife se le vio esplendoroso, nada cegado con el gol. Se ofreció al espacio, abrió la banda cuando Messi se fue al centro, encaró el uno contra uno, estuvo especialmente fino en el pase final y dadivoso, sobre todo, en la asistencia del tercer gol azulgrana. Y sin balón tampoco se olvidó de la presión defensiva de la primera línea.

"Bojan demuestra su valía cada vez que juega ,el problema es que tiene un entrenador que se porta mal con él y no le hace jugar lo que se merece", insiste Guardiola cada vez que le preguntan por el ariete. "Quiero muchas cosas de él, quiero más", abunda. Y prosigue: "En un plazo corto, ha podido jugar en dos partidos 90 minutos y lo ha hecho muy bien. Eso le dará confianza".

Sin tener el juego de espaldas del tulipán, el 11 se lució en el pase

Un punta clásico

Y es que esta temporada el ilerdense apenas ha dispuesto de minutos. De los 17 partidos de Liga, sólo ha disputado tres de titular. En Europa, ha jugado 39 minutos. Mientras que, como ya sucediera la temporada pasada, la Copa del Rey sigue siendo su competición. Bojan ha marcado un tanto en el campeonato doméstico y dos en el del KO.

Ante el Tenerife, se destapó con tres asistencias de gol jugando por el flanco izquierdo: "Yo lo veo más por dentro que por banda, pero le irá bien para su crecimiento [el partido del domingo]; ¡ha hecho tantas cosas buenas para el equipo...! Nos ha ayudado a ganar y ha visto que no sólo lo necesitamos para el gol", terció Guardiola.

"Conmigo siempre jugó de 9, pero creo que es un futbolista polivalente", conviene Sergio Lobera, que entrenó a Bojan en su etapa de alevín, infantil y juvenil. "Su posición natural es la del punta clásico, pero no se le puede descartar para las otros puestos de la delantera. Contra el Tenerife, demostró que, además de gol, tiene pase", añade. Y lo argumenta: "Tiene desequilibrio en el uno contra uno, es inteligente tácticamente y posee un amplio abanico de recursos técnicos. En un equipo como el Barça, hacerse un sitio de 9 no es fácil. Jugadores como Henry también han tenido que adaptarse a otras posiciones de la delantera. Aquí el gol es cosa de todos, no sólo del punta".