Archivo de Público
Martes, 12 de Enero de 2010

La obsesión de CR9 es derrocar al Barça

El luso aún no ha anotado un gol en lo que va de 2010

HUGO JIMÉNEZ ·12/01/2010 - 08:00h

AP - Cristiano Ronaldo celebra su gol al Almería.

Pese a la sequía goleadora por la que atraviesa desde que comenzó 2010, con dos partidos consecutivos sin ver puerta, Cristiano Ronaldo confiesa estar tranquilo y feliz. Así se lo hace saber a diario a sus allegados. Le gusta Madrid, está entusiasmado con su nuevo club y cada día tiene mejor relación con sus compañeros. Lo único que le quita el sueño al astro luso es no perder comba con el Barcelona. "El partido ante el Mallorca era muy importante porque no podemos distanciarnos del Barça", señaló Cristiano a un amigo el domingo tras el encuentro.

Y es que, por encima de las estadísticas o los premios individuales, Cristiano tiene otra obsesión: derrocar al Barça. "Mi prioridad es romper la racha del Barça y no los premios personales", insiste CR9 cada vez que es preguntado por sus aspiraciones como jugador madridista. Cristiano lo ha ganado todo con sólo 24 años y retos como superar al Barça son los únicos que le motivan.

Feliz por el regreso de Kaká, asegura que no le afecta su sequía goleadora

En sus siete temporadas en la élite, Cristiano no ha parado de sumar títulos. Con el Sporting de Lisboa, ganó la Super Liga portuguesa. Con el Manchester United, tres Premiers, una FA Cup, dos Community Shield, dos Copas de la Liga, una Liga de Campeones y un Mundial de clubes. A nivel individual, ha sido galardonado con un Trofeo Bravo (al mejor jugador joven), un Balón de Oro, otro de Plata, un FIFA World Player, una Bota de Oro, unPpremio Puskas al mejor gol del año, etc... Por eso, ahora CR9 quiere otro premio: ser recordado como el jugador que rompió la hegemonía del Barça hexacampeón.

A Cristiano le fastidia cuando no marca. Quiere ganar el Pichichi, pero no lo antepondrá nunca a los éxitos colectivos. "Me fastidió más no marcar en Pamplona que ante el Mallorca", reconoce el portugués en privado. Y es que lo que más le "agobia" es "no ganar". En esos días, CR9, incluso, duerme mal. El domingo, el Madrid ganó y por eso no perdió la sonrisa. Su último gol de blanco llegó el pasado 19 de diciembre, ante el Zaragoza, pero Cristiano no se altera. "Mientras el equipo gane, estoy tranquilo; los goles ya llegarán", dice el delantero, que lleva 13 goles esta temporada (siete en Liga y seis en Champions).

Y es que Cristiano está cada día más integrado. Desde que llegó, demostró ser una persona extrovertida y cercana con todos. Pero últimamente, sobre todo a raíz de su expulsión ante el Almería, el luso está demostrando un gran compañerismo. Pese a que la lesión de Pepe, su gran amigo y confidente, fue un duro golpe para él, Cristiano tiene cada día más afinidad con Kaká y Marcelo. "Estoy deseando poder jugar más con Kaká, será muy importante para nosotros", indicó el delantero el domingo tras el partido.

Van der Vaart, tres semanas

Van der Vaart, que se tuvo que retirar en el primer tiempo del encuentro ante el Mallorca, sufre una rotura fibrilar grado I-II en el sóleo de la pierna izquierda y estará entre dos y tres semanas de baja. El holandés, que aprovechó la ausencia de Kaká para ganarse la confianza de Pellegrini, se mantuvo en el equipo titular pese al regreso del brasileño, pero tuvo la mala fortuna de lesionarse y tardará un tiempo en volver.

Xabi Alonso, que también abandonó el choque con problemas, sólo sufre un golpe en la rodilla derecha y estará para el partido del sábado en San Mamés.