Archivo de Público
Martes, 12 de Enero de 2010

Vapor de agua salada para luchar contra el cambio climático

Los ecologistas dudan de la solución, propuesta por un think tank escéptico

JUAN MANUEL DAGANZO ·12/01/2010 - 08:00h

JUAN MANUEL DAGANZO -

Un grupo de expertos sobre el cambio climático conocido como el Copenhagen Consensus Center (CCC) una organización que asesora a los gobiernos sobre las áreas medioambientales en las que invertir su dinero, ha presentado unas conclusiones sobre un sistema que, en su opinión, reducirían el impacto del efecto invernadero y el cambio climático. Sostienen que lo mejor y más barato sería fletar 1.900 barcos sin patrón que recogieran agua del océano con objeto de producir columnas de vapor de agua que generaran nubes blancas.

Los barcos se moverían gracias a la energía del viento y los expertos creen que las nubes blancas formadas por agua con sal podrían servir como espejo para los rayos de sol, de tal forma que evitarían que llegara a la superficie terrestre entre el 1% y el 2% de radiación solar, que, de otro modo, acabaría en los océanos, elevando su temperatura.

Los responsables del CCC estiman que la solución de los barcos no costaría más de 9.000 millones de dólares, una cifra muy inferior a los 250.000 millones de dólares que prevén gastar las naciones más industrializadas para reducir las emisiones de CO2. Este sistema, según Eric Bickel y Lee Lane, los autores del informe, "generaría 2.000 dólares de beneficios medioambientales por cada dólar invertido".

Los ecologistas son, en todo caso, críticos con la idea. El fundador de CCC es Bjorn Lomborg, un danés escéptico respecto al cambio climático y autor del controvertido libro El medioambientalista escéptico. "Sólo escuchamos que la solución es recortar las emisiones", ha dicho, en unas declaraciones recientes. "En una recesión como la que vivimos, estoy convencido de que la gente encuentra sentido a la búsqueda de maneras más baratas y efectivas para luchar contra el cambio climático", añadió.

Almacenar vapor

Raquel Montón, responsable de la campaña de cambio climático de Greenpeace, asegura sentirse "sorprendida" porque "el peligro está en que esas nubes almacenarían vapor de agua que, cuando se condense y precipite, no sabemos cómo lo puede hacer ni dónde".

Aunque la solución de utilizar barcos similares ya fue propuesta hace tiempo por Bill Gates para intentar detener huracanes, los defensores del medio ambiente ya han expresado su preocupación al respecto. "Alguna de estas soluciones de geoingeniería son como ideas dignas del doctor Frankestein", dice Kalr Carstensen, director de la iniciativa contra el cambio climático World Wildlife Federation. "Tendría consecuencias de las que apenas sabemos la mitad y no son solución en la escala que necesitamos".