Archivo de Público
Lunes, 11 de Enero de 2010

El té podría prevenir el cáncer de endometrio: estudio

Reuters ·11/01/2010 - 17:07h

Por Terri Coles

El té protegería del cáncer endometrial, pero se necesitan más estudios antes de afirmar que la infusión rica en antioxidantes proporciona ese beneficio.

El té es la segunda bebida más consumida en el mundo, después del agua, y varios estudios analizaron si la bebida derivada de la planta Camellia sinesis protege o no de varios cánceres.

Investigaciones con animales habían demostrado que los polifenoles en el té tendrían un efecto reductor del tumor, pero los resultados sobre el cáncer endometrial no demostraron un beneficio claro.

El cáncer endometrial, que se forma en el revestimiento uterino o endometrio, es el cuarto cáncer más común en las mujeres estadounidenses. El Instituto Nacional del Cáncer estima unos 42.000 nuevos casos por año y casi 7.800 muertes.

Un equipo del Centro Nacional de Evaluación e Investigación de Seguridad de Nuevos Fármacos de Shanghái, en China, revisó varios estudios publicados sobre el papel del té verde y el negro en la prevención de ese cáncer.

Mientras que los estudios indican que beber té, en especial té verde, brindaría protección, el equipo advierte que la cantidad limitada de investigaciones demuestra que se necesitan más estudios.

La revisión, publicada en American Journal of Obstetrics and Gynecology, incluyó varios estudios. El equipo comparó primero a las personas que consumían té con regularidad con aquellas que no lo hacían tan seguido o que no bebían esa infusión.

Luego, los autores compararon los efectos entre el bajo consumo, el consumo moderado y el gran consumo de té.

Tras considerar las formas en que los distintos estudios habían medido la ingesta de té, el equipo halló que un aumento de dos tazas diarias de té estaba asociado con un 25 por ciento menos riesgo de desarrollar cáncer endometrial.

La relación fue significativa para el té verde, pero no para el té negro. Estudios en China y Japón revelaron un efecto protector; no así las investigaciones realizadas en Estados Unidos.

El equipo atribuyó esa diferencia en los resultados a algún factor no estudiado, como la dieta, el estilo de vida o las diferencias genéticas. Por ejemplo, los consumidores de té en Estados Unidos tendían a beber té negro, mientras que la mayoría de los bebedores en China y Japón ingerían té verde.

Por último, la medición de la exposición al té es compleja. En los estudios, el consumo se midió por tazas diarias, pero el tamaño de las tazas podría haber variado según los participantes y los países.

Si el té protege del cáncer endometrial, sería debido a varios factores. El cáncer de endometrio está asociado con la menopausia tardía o la infertilidad, y la cafeína del té puede alterar las hormonas.

Estudios previos habían hallado que el té contiene antioxidantes que podrían contrarrestar el desarrollo tumoral. El té contiene también fitoestrógenos, que son compuestos que protegerían del cáncer endometrial porque podrían interferir con los receptores de estrógeno.

Es difícil generalizar los resultados de esta revisión porque los estudios disponibles se ocuparon sólo de tres países y porque los autores hallaron sólo siete estudios aptos para la revisión.

Con todo, el equipo dijo que las bebedoras de té tuvieron algunas evidencias de reducción del riesgo de desarrollar cáncer endometrial, aunque se necesitan más estudios sobre esta conexión potencial.

FUENTE: American Journal of Obstetrics and Gynecology, diciembre del 2009