Archivo de Público
Lunes, 11 de Enero de 2010

Pocos estadounidenses con depresión están bien tratados: estudio

Reuters ·11/01/2010 - 16:58h

Por Megan Brooks

La mayoría de los estadounidenses con depresión mayor no recibe tratamiento o está subtratado, según las guías de la Asociación Estadounidense de Psiquiatría, reveló un estudio.

Los estadounidenses de origen mexicano y los afroamericanos son los menos propensos a recibir tratamiento, especialmente uno que cumpla con las guías establecidas. Esas diferencias étnicas se mantienen sin importar la cobertura de salud.

"Esto respalda la conclusión de que el sistema mental en Estados Unidos está quebrado", dijo a Reuters Health el doctor Hector M. Gonzalez, de la Wayne State University, en Detroit.

Los resultados surgen de entrevistas realizadas entre el 2001 y el 2003 a más de 15.000 mayores de 18 años.

Poco más del 8 por ciento de la muestra tenía depresión mayor, incluido un 8 por ciento de inmigrantes mexicanos, negros del Caribe y blancos no latinos, y casi un 12 por ciento de estadounidenses puertorriqueños.

Sólo la mitad de las personas con depresión había recibido algún tipo de terapia el año previo y menos de un cuarto, terapia "según las guías", publicó Archives of General Psychiatry.

Mientras que el 34 por ciento de las personas con depresión habían tomado antidepresivos el año anterior, sólo el 11 por ciento había recibido una terapia antidepresiva según las guías.

"Sorpresivamente", dijo Gonzalez, la psicoterapia fue más común que los antidepresivos; el 44 por ciento dijo que había usado psicoterapia para combatir la depresión y el 19 por ciento de esos pacientes, psicoterapia según las guías.

Los inmigrantes mexicanos y los afroamericanos tenían menos probabilidades de haber recibido el año previo algún tipo de tratamiento, menos aún uno según las guías. Los puertorriqueños y los blancos no latinos con depresión eran casi dos veces más propensos que los inmigrantes mexicanos, los negros del Caribe y los afroamericanos a recibir la atención indicada.

Tener cobertura de salud aumentó las posibilidades de recibir tratamiento antidepresivo, pero no los cuidados según las guías; eso, para el equipo, sugiere que la cobertura de salud mejoraría el acceso al tratamiento antidepresivo, pero no asegura la posibilidad de recibir mejores cuidados.

"La depresión mayor es una de las causas principales de discapacidad en el mundo y, por lo tanto, es de alta importancia en salud pública", dijo Gonzalez a Reuters Health.

El 1 de enero entró en vigencia una ley (US Mental Health Parity Act) que aumentaría el acceso a la salud mental.

Pero Gonzalez opina: "Aunque los médicos identifiquen a los pacientes con depresión, aislar o separar la salud mental del resto de los servicios médicos garantiza que los pacientes caigan en grietas institucionales y no reciban tratamiento."

"Y eso es para los que están 'mejor', que tienen acceso a algún cuidado en salud mental. Para las minorías étnicas, existen barreras culturales, léxicas y económicas para acceder a un diagnóstico adecuado en la cima de un sistema de salud mental fragmentado que deja sin tratamiento y con depresión a la gran mayoría de los afroamericanos y los estadounidenses de origen mexicano", dijo Gonzalez.

FUENTE: Archives of General Psychiatry, enero del 2010