Archivo de Público
Lunes, 11 de Enero de 2010

Silvio Berlusconi vuelve al trabajo y busca nueva inmunidad

Reuters ·11/01/2010 - 14:54h

En su primer día de vuelta al trabajo casi un mes después de haber sido atacado, el primer ministro italiano Silvio Berlusconi se mantuvo ocupado el lunes con una estrategia de tres frentes para recuperar su inmunidad en caso de ser procesado.

En un almuerzo con el ministro de Justicia, sus más fieles aliados del partido y su propio abogado, Berlusconi discutió tres borradores de proyectos de ley, dos de los cuales podrían ser aprobados en marzo, diseñados para sacarlo de sus problemas legales.

Dos juicios contra Berlusconi por corrupción y fraude fiscal pudieron ser reanudados a fines de octubre, cuando el máximo tribunal italiano declaró inconstitucional una ley aprobada por su Gobierno que lo escudaba de ser procesado mientras esté en el cargo.

Desde entonces, el magnate de los medios de 73 años, que dice haber sido acosado por magistrados "comunistas" desde que entró en política en 1994 y niega los cargos en su contra, ha buscado restaurar su inmunidad y detener los juicios pendientes.

Disfrutando una ola de popularidad después de que una persona con problemas mentales le rompió la nariz y varios dientes el 13 de diciembre, Berlusconi denunció un clima de odio y dividió a la oposición con un llamamiento al diálogo sobre las reformas políticas, comenzando por el sistema judicial.

"Vamos a sacarlo adelante ahora", dijo un sonriente Berlusconi a sus partidarios, que portaban una pancarta con el mensaje "Bienvenido otra vez" a su residencia de Roma.

"Tengo una pequeña cicatriz aquí", dijo el primer ministro, apuntando a su mejilla herida. "Pero mis músculos son muy fuertes, verán".

El Gobierno enviará el martes al Parlamento, donde Berlusconi tiene una amplia mayoría, un proyecto de ley que reducirá drásticamente la duración de los lentos juicios de Italia.

El proyecto de ley fija un límite total de seis años en tres etapas de los casos judiciales: juicio inicial, primera apelación y apelación final, en un país donde los juicios pueden durar más de una década.

Sin embargo, la oposición y los magistrados dicen que es otra ley "ad personam", utilizando el término del latín que significa "para una persona", dirigida a frenar los juicios contra el primer ministro.

Un segundo proyecto de ley que sería introducido esta semana en el Parlamento daría a Berlusconi un "impedimento legítimo" para asistir a las causas en el tribunal contra él, debido a sus compromisos oficiales, lo que significa que las audiencias contra él deberán ser reagendadas.

La tercera medida preparada por los aliados de Berlusconi es una nueva ley de inmunidad que podría extenderse a todos los miembros del Parlamento, algo que Italia abolió en la década de 1990 tras los escándalos de sobornos en Tangentopoli.