Archivo de Público
Lunes, 11 de Enero de 2010

Los rebeldes dicen que el objetivo no era el equipo de Togo sino las fuerzas de seguridad angoleñas

AGENCIAS ·11/01/2010 - 14:20h

EFE - El cuerpo de una de las víctimas del tiroteo contra la selección de fútbol llega a Lomé (Togo).

Los rebeldes que tendieron una emboscada al autobús de la selección de fútbol de Togo aseguraron este lunes que su intención no era el equipo sino el convoy de las fuerzas de seguridad angoleñas que le acompañaba, según ha declarado un líder rebelde.

"Este ataque no estaba dirigido contra los jugadores togoleses sino contra las fuerzas angoleñas que encabezaban el convoy", declaró el secretario general del Frente de Liberación del Enclave de Cabinda (FLEC), Rodrigues Mingas.

"Fue una pura casualidad que los disparos alcanzasen a los jugadores"

"Fue una pura casualidad que los disparos alcanzasen a los jugadores. No tenemos nada que ver con los togoleses y presentamos nuestras condolencias a las familias africanas y al Gobierno de Togo. Nosotros luchamos por la liberación total de Cabinda", aseguró Mingas a la televisión francesa France 24.

El FLEC, un movimiento separatista que lleva tres décadas luchando por la independencia de la provincia norteña de Cabinda, ya se ha atribuido la responsabilidad del ataque del viernes.

Como en la guerra de Bosnia

El seleccionador de la Costa de Marfil, el bosnio Vahid Halilhodzic, cree que la situación en Angola, donde se celebra la Copa África de Fútbol, le recuerda el ambiente en Bosnia a comienzos de la guerra, en 1992.

Su equipo está situado en la región de Cabinda, en el norte de Angola, donde tres miembros de la delegación de Togo murieron el pasado viernes en un atentado de la guerrilla separatista.

Estamos alojados en un pabellón vigilado por policías armados hasta los dientes

Togo inició hoy tres días de luto nacional por los fallecidos en el atentado el enclave angoleño contra la selección nacional, cuando acudía en autobús a disputar la Copa de África de Naciones.

"La situación no es nada agradable. Estamos alojados en un pabellón vigilado por policías armados hasta los dientes, y entrenamos bajo su custodia. Todo recuerda una guerra. Me sentía similar en mi natal Mostar en 1992 cuando empezó la guerra en Bosnia. Sin embargo, no tengo miedo", declaró Halilhodzic en el diario sarajevita Avaz .

Halilhodzic aseguró que algunos de sus jugadores han recibido amenazas de muerte, entre ellos el delantero del londinense Chelsea, Didier Drogba, pero que ha hablado con él en un intento de persuadirle de que no le puede ocurrir nada malo en el estadio. "Se ha tranquilizado un poco", aseveró y agregó que "para ayer estaba prevista una rueda de prensa, que ha sido cancelada por razones de seguridad. La policía duda de todo y no quiere ningún riesgo".

"Creo que poco a poco entran en pánico, porque los rebeldes están a pocos kilómetros del lugar donde están los equipos. Pese a todo, la federación de fútbol africana insiste en la celebración del campeonato", indicó Halilhodzic.

También dijo que los jugadores están "preocupados y atemorizados", pero que a la vez deben "pensar en el partido con Burkina Faso, porque una victoria en la apertura del campeonato traería confianza al equipo".

Dos arestados

Las autoridades angoleñas han arrestado a dos personas sospechosas de haber participado en un ataque contra el autobús.

El procurador provincial Antonio Nito dijo en un comunicado que las dos personas pertenecían al FLEC. "Los dos elementos del FLEC fueron capturados en el escenario del incidente, en la ruta a Massabi que conecta a ambos países (Angola y Congo)", explicó el responsable en un comunicado publicado por la agencia estatal de noticias de Angop.

El autobús de Togo fue emboscado por hombres armados poco después de entrar desde la República de Congo en Cabinda, que está geográfiamente separada del resto de Angola. Los insurgentes desataron una lluvia de balas sobre el autobús durante varios minutos, de acuerdo a algunos jugadores togoleses.