Archivo de Público
Lunes, 11 de Enero de 2010

Murray gana agresividad para luchar en el Abierto de Australia

Reuters ·11/01/2010 - 12:21h

El año pasado, el estilo de juego de Andy Murray, como jugando al ratón y al gato, le elevó al segundo puesto de la ATP y le valió seis títulos del circuito. Sin embargo, sus estrategias más agresivas de 2010 podrían ser la clave para lograr su codiciado éxito en los Grand Slam.

El escocés, el único tenista entre los cinco mejores del mundo que no ha ganado un Grand Slam, disfrutó de un buen año en el circuito de la ATP el año pasado, pero se encontró con que su juego defensivo se quedaba corto en los grandes torneos.

Así, aunque alcanzó por primera vez los cuartos de final en el Roland Garros y las semifinales en Wimbledon, quedó eliminado en ambas ocasiones por rivales peor clasificados pero más agresivos.

El chileno Fernando González acabó con un derechazo aplastante con la visita de Murray a la tierra batida parisina, mientras que el estadounidense Andy Roddick utilizó potentes tiros bajos y fuertes servicios para acabar con las esperanzas británicas en la hierba de Wimbledon.

Muchos consideraron a Murray un favorito en el abierto de Australia del año pasado después de su victoria en Doha, pero en la cuarta ronda australiana se encontró con el español Fernando Verdasco, que se impuso en cinco sets con precisos golpes al suelo.

Antes del Abierto de Australia de este año, que comienza el 18 de enero, Murray optó por saltarse Doha y en su lugar formó equipo con Laura Robson, de 15 años, para jugar en la Copa Hopman, un torneo por equipos mixtos que se disputa en Perth.

Allí, a pesar de haber ganado tres partidos individuales con relativa facilidad en su camino a la final, el escocés ha sido derrotado por el único hombre entre los 20 primeros del mundo al que se enfrentó, el español Tommy Robredo.

"Obviamente me gustaría haber ganado, pero ganar no es siempre lo más importante, especialmente antes de un 'slam'", comentó Murray.

"En cuanto a la forma en la que le di a la pelota en los cuatro partidos, me sentí muy bien, así que estoy contento con eso. Ahora me prepararé para (el Abierto de) Australia, que es lo que he venido a ganar", añadió.

Su decisión de saltarse la oportunidad de defender su título en Doha, que también ganó en 2008, supone que ha perdido puntos en la clasificación y retrocedido al número cinco del escalafón, por detrás del ganador del Abierto de EEUU, Juan Manuel del Potro, en la lista publicada el lunes.

Ahora, Murray tendrá las cosas difíciles si quiere levantar su primer gran título en Melbourne, ya que se enfrenta al número uno del mundo, Roger Federer, el actual campeón del torneo, Rafael Nadal, y el ex ganador del título Novak Djokovic, que probablemente serán los tres primeros preclasificados.

Sin embargo, su agresivo juego en la Copa Hopman, reflejado en la contundente victoria 6-1 y 6-0 sobre el ruso Igor Andreev en la fase de grupos, da esperanza a sus seguidores de que Murray tenga un plan B si se queda atascado en un partido.