Archivo de Público
Lunes, 11 de Enero de 2010

Tumbas sugieren esclavos no hicieron pirámides de Egipto

Reuters ·11/01/2010 - 09:52h

Nuevas tumbas encontradas en Giza apoyan la visión de que las Grandes Pirámides fueron construidas por trabajadores libres y no por esclavos, como se cree ampliamente, dijo el jefe de arqueología de Egipto el domingo.

Películas y la prensa han representado largamente a esclavos trabajando duro en el desierto para construir las gigantescas pirámides, sólo para encontrar una muerte miserable al finalizar sus esfuerzos.

"Estas tumbas fueron construidas al lado de la pirámide del rey, lo que indica que esta gente no era de ninguna manera esclava", dijo en un comunicado Zahi Hawass, el arqueólogo que encabeza el equipo de excavación egipcio.

"Si eran esclavos, no se les permitiría construir tumbas al lado de la de su rey", agregó.

Hawass dijo que la colección de tumbas de trabajadores, de las cuales algunas fueron encontradas en la década de 1990, estaban entre los hallazgos más significativos en los siglos XX y XXI.

Las tumbas pertenecieron a los trabajadores que construyeron las pirámides de Jufu y Jafre.

Anteriormente, Hawass encontró rayados en las paredes hechos por los trabajadores, llamándose a sí mismos "amigos de Jufu", otra señal de que no eran esclavos.

Las tumbas, en la meseta de Giza en el extremo oeste de El Cairo, tienen 4.510 años de antigüedad y se ubican a la entrada de una necrópolis de un kilómetro de largo.

Hawass dijo que se ha encontrado evidencia que muestra que los granjeros en el Delta y el Alto Egipto habían enviado 21 búfalos y 23 ovejas a la meseta cada día para alimentar a los constructores.

Se cree que cerca de 10.000 personas trabajaron en las construcciones, o casi una décima parte de las estimaciones del historiador griego Heródoto de 100.000 obreros.

Los granjeros estaban exentos de pagar impuestos al Gobierno del antiguo Egipto, una prueba que según Hawass subraya el hecho de que estaban participando en un proyecto nacional.

El primer descubrimiento de tumbas de obreros en 1990 se produjo accidentalmente, cuando un caballo tropezó con una estructura de ladrillo a 10 metros de la zona funeraria.