Archivo de Público
Lunes, 11 de Enero de 2010

París actuará contra el líder rebelde de Cabinda exiliado en Francia

EFE ·11/01/2010 - 10:00h

EFE - El jugador de la selección de Togo Eric Akoto (dcha) a la llegada del equipo ayer a Lomé, en Togo. El primer ministro de Togo, Gilbert Houngbo Fossoun, anunció el domingo que la selección nacional no tomará parte en la Copa de África que ayer noche comenzaba en Angola.

Las autoridades francesas tienen intención de actuar contra el líder del grupo separatista del enclave angoleño de Cabinda que reivindicó el atentado del viernes contra la selección de Togo, que vive exiliado en Francia, y ha amenazado con seguir actuando contra la Copa de África de Fútbol (CAF).

Esas amenazas "son inaceptables y las condenamos con firmeza porque el llamamiento a la violencia no se puede justificar por ninguna razón", señaló hoy el portavoz francés del Ministerio de Asuntos Exteriores, Bernard Valero, en una entrevista a la emisora "France Info".

Aludía a las palabras de Rodrigues Mingas, jefe de las autodenominadas Fuerzas de Liberación del Estado de Cabinda Posición Militar (FLEC-PM), que vive en Francia y ayer justificó el atentado contra la selección de Togo y dijo que podría haber nuevas acciones.

Valero cargó hoy contra Mingas y condenó "con vigor las palabras de ese personaje, que no quedarán así: tenemos intención de aclarar las circunstancias que le llevaron a hacer esas declaraciones".

Preguntado sobre si Angola ha pedido la extradición del líder de los independentistas de Cabinda, el portavoz francés de Exteriores respondió que no le constaba, pero que van a examinar su situación, sin dar mayores precisiones.

Valero recordó que el ministro francés de Exteriores, Bernard Kouchner, ya condenó "con la mayor firmeza" el ametrallamiento del autobús del equipo de Togo, que se saldó con la muerte de dos miembros de la delegación y con varios heridos, incluidos algunos jugadores.

Mingas, en declaraciones ayer a "France Info", había contado que hace dos meses su grupo escribió a los organizadores de la CAF para advertirles del "peligro" de que algunos partidos se disputaran en el enclave de Cabinda, y señaló que no les "tomaron en serio".

"El país está en guerra y en la guerra todo puede ocurrir", subrayó el jefe rebelde, que avanzó que "estamos dispuestos a ir hasta el final" y que "mientras Angola no acepte sentarse en la mesa de negociaciones, la guerra va a continuar y todos los golpes están permitidos".

Aunque dijo lamentar la muerte de dos miembros de la delegación de Togo -que finalmente se ha retirado de la CAF-, lejos de desautorizarlo justificó el atentado señalando que "el objetivo eran las fuerzas angoleñas que están en Cabinda".