Archivo de Público
Lunes, 11 de Enero de 2010

Rajoy asegura que no dimitirá aunque se confirme la financiación ilegal en el PP

El presidente del PP no descarta que aparezcan nuevos casos en el PP relacionados con la trama Gürtel

JESÚS MORENO ·11/01/2010 - 10:31h

l presidente del PP, Mariano Rajoy, abraza la imagen del apóstol en la catedral de Santiago. EFE

Mariano Rajoy ya tiene decidido que no dimitirá si se llega a demostrar que existió financiación ilegal del PP en la trama Gürtel. El presidente del Partido Popular confía en que no haya sido así, pero a menos de dos años para las elecciones generales, con las encuestas a su favor y cuando por fin ha conseguido sujetar la silla de mando que le movían desde dentro y fuera de su partido, prefiere ponerse la venda antes de la herida.

“Hasta dónde yo sé no ha habido financiación ilegal. Yo he hablado con el tesorero del partido y me han asegurado que el PP no ha recibido ni un solo euro de estas personas”, ha dicho en una entrevista concedida al programa de la cadena SER Hoy por Hoy. Pero advierte: “Si la hubiera habido, yo no dimitiré porque no he hecho nada”.

"Hasta dónde yo sé no ha habido financiación ilegal"

Después de que la trama de corrupción de Francisco Correa y sus secuaces le hayan puesto contra las cuerdas y tenga a varios miembros del PP -entre ellos, al presidente de la Comunidad Valenciana, Francisco Camps- a la espera de que se reactiven varios procesos judiciales, el líder del PP defiende a su partido: “Esa gente se ha enriquecido aprovechándose del PP. Y eso ha involucrado a algunas personas”, ha dicho Rajoy, quien ha querido extender la disculpa no a su propia organización sino a toda la clase política: “En todos los partidos hay más gente honesta y trabajadora que sinvergüenzas”.

Un discurso bien distinto al que tenía el PP en tiempos de José María Aznar cuando la corrupción asolaba al PSOE.

Y es que la corrupción es el principal problema que tiene Rajoy, una lluvia de barro que lleva esquivando muchos meses y que espera que no le manche el traje en 2010.  

En la trama Gürtel hasta 16 cargos relacionados con el PP están imputados, pero no es el único cenagal en el que tendrán que bracear los conservadores: también se espera que en los próximos meses el presidente de la Diputación de Castellón, el popular Carlos Fabra, responda de delitos por los que lleva imputado desde hace 6 años sin que haya existido ley ni código ético que lo separen de su cargo. Pero hay más, el caso Palma Arena y la supuesta compra de un palacete del ex ministro Jaume Matas a un precio muy inferior a su valor en Illes Balears, será otro frente judicial abierto en el PP. No es de extrañar que Rajoy esté muy preocupado.

“Nuestra propuesta es abaratar el despido… o no”

También ha hablado de economía el líder de los populares y ha atacado duramente al Gobierno, al que acusa de “no hacer nada, de vivir en la más absoluta inacción”. Rajoy ha resumido las recetas que aporta el PP para la salida de la crisis en tres grandes líneas: Reformar el mercado laboral, reducir el gasto público y reestructurar el sistema financiero.

"El drama de España es que el Gobierno no hace nada"

Sin embargo, no ha precisado cómo conseguirá esos objetivos. En cuanto a la reforma laboral, Mariano Rajoy ha anunciado que el PP propone un nuevo contrato, pero no sabe si será para abaratar el despido o no. El dirigente de los conservadores no lo tiene claro o no quiere mojarse. “El drama de España es que el Gobierno no hace nada. Alrededor del 30% de los españoles tiene un contrato temporal, ya que entre pagar 45 días por despido, ocho, o en muchos casos ninguno, los empresarios contratan por ninguno de indemnización, y eso hay que remediarlo con un nuevo contrato […]. Un contrato que abaratara el despido… o no”, ha dudado Rajoy.

Gasto público

Tampoco ha afinado mucho en sus propuestas de reducir el gasto público o reestructurar el sistema financiero. En cuanto al gasto público, ha declarado que “España no puede permitirse seguir gastando más de lo que ingresa”. ¿De dónde reducir el gasto? Rajoy sólo ha acertado a precisar que “adelgazando la Administración donde se puede –nunca en los cuerpos de Seguridad-“ y “congelando la oferta de empleo público y el sueldo de los funcionarios”. Sin embargo, ha reconocido que esto último ya se está haciendo.

Para Rajoy, la “alta deuda del Estado” está provocando que los bancos no presten dinero a los ciudadanos y sí al Estado, “que es una negocio más fiable”.

También ha divagado con la reestructuración financiera. Cree que es “urgente” definir el modelo de las cajas de ahorro que se quiere, pero a falta de una propuesta concreta tanto del Gobierno como de la oposición, apuesta por “abrir el debate de cómo hacerlo”.