Archivo de Público
Lunes, 11 de Enero de 2010

Chávez saca a los militares a la calle para controlar precios

El Gobierno venezolano devaluó el bolívar la semana pasada

Reuters ·11/01/2010 - 08:19h

Los vnezolanos se lanzaron a la calle a comprar electrodomésticos después de la devaluación del bolívar. AFP

El presidente venezolano, Hugo Chávez, ordenó a los militares ayer salir a la calle para verificar que no se modifiquen los precios tras la devaluación de la moneda decretada la semana pasada. Chávez advirtió que si hay algún comerciante que está especulando con los productos se le confiscaría el negocio y se lo daría a los trabajadores.

El Gobierno anunció la semana pasada dos tipos de cambio distintos para el bolívar. Uno para bienes prioritarios que se estabñecerá en 2,6 bolívares/dólar, y otro denominado 'petrolero' de 4,3 bolívares/dólar para comercio, automotriz y textiles. Desde 2005, el tipo de cmabio de la moneda venezolana era único y correspondía a 2,15 bolívares/dólar.

"Nadie se deje robar aquí, denuncien al especulador públicamente y nosotros intervendremos cualquier negocio de cualquier tamaño que se preste al juego de la burguesía especuladora", dijo Chávez.

Ayuda a las exportaciones

Asimismo, aseguró que "no hay ninguna razón para que nadie esté incrementando los precios de absolutamente de nada. Cuando haga falta el Gobierno es el primero en reconocerlo [...] producto de un estudio bien concienzudo", dijo el mandatario en su programa semanal de radio y televisión Aló, presidente.

Desde su tribuna, Chávez acusó a los medios de comunicación de generar terror entre la población al anticipar que toda clase de productos aumentará de precio. Los canales de televisión y diarios el domingo mostraron fotos de largas colas de personas comprando electrodomésticos, además de diversos análisis de cómo afectará la devaluación los sectores de la economía.

Chávez afirma que esta medida ayudará a las exportaciones y además creó un fondo para incentivar la producción interna

Pero el Gobierno asegura que el impacto sobre los precios no sería fuerte, en el país que tuvo la inflación más alta del continente en 2009, de un 25,1 por ciento.

Chávez cree que la devaluación ayudará a sectores exportadores, en un país que importa la mayoría de su consumo, e invitó a los empresarios a contribuir con ese objetivo y creó un fondo para estimular la producción nacional.

"El Fondo Bicentenario: 1.000 millones de dólares para la sustitución de importaciones, empezando por los alimentos, primero que nada", anunció Chávez y aclaró que del fondo saldrán créditos, subsidios y subvenciones según estudios.