Archivo de Público
Lunes, 11 de Enero de 2010

Cancelaciones y retrasos en Barajas por la nieve y el hielo

El aeropuerto madrileño opera con sus cuatro pistas pero sufre retrasos de hasta seis hora y casi 275 vuelos cancelados

PÚBLICO.ES/AGENCIAS ·11/01/2010 - 18:45h

EFE - Un Boeing 737-800 de Air Europa rueda en condiciones de escasa visibilidad por las pistas del aeropuerto de Barajas.

Casi 275 vuelos cancelados, retrasos de hasta seis horas, largas colas de pasajeros ante los mostradores de las aerolíneas y más de 325.000 metros cúbicos de nieve es el escenario que ha dejado el temporal a su paso por el aeropuerto de Barajas.

A la nevada que comenzó a dificultar la operatividad del aeropuerto madrileño en la tarde del domingo, se ha unido esta mañana la niebla y el hielo.

La niebla obligó a activar los procedimientos de baja visibilidad en la plataforma, y hasta las 13.00 horas el aeropuerto madrileño operó sólo con dos de sus cuatro pistas.

En algunos momentos, por motivos de seguridad, se limitaron a 15 los aterrizajes y los despegues permitidos a la hora, cuando en circunstancias normales se operan hasta 48, lo que contribuyó a aumentar las demoras de los vuelos.

Además, el hielo que cubría la plataforma ralentizó las tareas de asistencia a los aviones, según las compañías, mientras AENA recordó que, debido a la bajada de temperaturas, las aeronaves tenían que pasar por los puntos de deshielo antes de su despegue, una operación que puede durar hasta una hora en aviones grandes y 20 minutos en pequeños.

Y por si esto no fuera suficiente, el mal tiempo reinante en Reino Unido, Francia, Alemania, Portugal, Bélgica e Italia alteró también el tráfico aéreo europeo.

Según los últimos datos de AENA, hasta las 17.30 horas se habían operado 460 de los 1.220 vuelos programados hoy.

Vuelos retrasados desde anoche

Las mayores demoras las sufrieron dos aviones de Iberia a Montevideo y Johannesburgo, que tenían que haber salido la pasada medianoche, lo que no fue posible porque la tripulación se pasó de horas y tenían previsto despegar en torno a los 18.00 horas de hoy.

También se excedió en horas la tripulación de un avión de Aerolíneas Argentinas con destino a Buenos Aires previsto a las 22.30 horas del domingo, cuyos viajeros estuvieron cuatro horas dentro de la aeronave hasta que se les condujo de nuevo a la terminal y de allí a un hotel del pueblo de Barajas.

Las compañías han trabajado contrarreloj para subsanar los desajustes en las programaciones, que funcionan como un dominó, en el que las rotaciones de tripulaciones y aviones pueden jugar muy malas pasadas, y confían en terminar el día "lo más limpiamente posible".

También AENA ha combatido el mal tiempo con toda su maquinaria (más de 105 equipos de viabilidad invernal) y con un despliegue humano de más de 150 personas, que desde el pasado jueves estaban alertas al ser activado el nivel naranja del Plan de Actuaciones Invernales.


Indignación entre los pasajeros

La cancelación de vuelos ha repercutido en cientos de viajeros, que han tenido que aguardar a que sus vuelos fueran apareciendo nuevamente en las pantallas del aeropuerto.

Es el ejemplo de un vuelo con destino a Barcelona de Air Europa, que debía haber salido este doming0 a las 21 horas. El vuelo se fue retrasando hasta que de madrugada sus 60 pasajeros se quedaron sin explicación y tirados frente al mostrador de la compañía. Esta mañana seguían esperando a volar hacia su destino a pesar de que otros vuelos de Air Europa sí estaban despegando y como protesta bloquearon la puerta de embarque de otro vuelo en señal de protesta por "el abandono al que fueron sometidos por la compañía".

Los pasajeros de Ryanair también han tenido problemas, entre ellas una joven del vuelo anulado a Santiago de las 09.25 horas, que criticó "la mala organización y la falta de personal". Relató que llevaba cuatro horas en la fila y aún no había alcanzado el mostrador de información. Una espera que también se les hacía eterna a cientos de viajeros en la terminal 4, que expresaban "grandes dudas de lograr volar hoy".

A una pasajera de Lufthansa a Múnich de las 12.20 horas le habían cambiado el billete para mañana, martes, lo que comentaba con alegría porque, según dijo, a otros compañeros de vuelo "minutos después les han empezado a dar pasajes para el miércoles".

Las compañías prevén que la situación se siga complicando a lo largo del día debido a los problemas que las rotaciones de aviones y tripulaciones originan en su programación.