Archivo de Público
Lunes, 11 de Enero de 2010

Los futuros comisarios europeos se someten al escrutinio de la Eurocámara

EFE ·11/01/2010 - 07:42h

EFE - La británica Catherine Ashton, alto responsable de la Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, interviene en el pleno del Parlamento Europeo en Estrasburgo, (Francia). EFE/Archivo

El equipo propuesto por el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, para integrar el próximo colegio de comisarios, se somete desde hoy al examen del Parlamento Europeo, en una serie de audiencias destinadas a determinar la idoneidad de los candidatos.

El español Joaquín Almunia, propuesto como comisario de Competencia y uno de los vicepresidentes de la CE, tendrá su turno el martes 12.

Almunia defenderá la necesidad de apoyar las acciones de los estados miembros para salir de la crisis, como ha adelantado en las respuestas por escrito que ha remitido a la Eurocámara, en uno de los trámites previos al proceso.

El presidente de la cámara, Jerzy Buzek, advirtió esta semana de que los exámenes serán "duros y rigurosos", pero fuentes parlamentarias han asegurado que Almunia logrará casi con toda probabilidad el visto bueno de los diputados gracias a la reputación cosechada durante su gestión como titular comunitario de Asuntos Económicos y Monetarios.

Otros candidatos, como la búlgara Rumyana Jeleva, podrían tenerlo más difícil.

Hace cinco años, el PE ya forzó el reemplazo del candidato italiano para la cartera de Justicia, Libertad y Seguridad, Rocco Butiglione, por sus comentarios contra los homosexuales y las madres solteras, siendo finalmente fue sustituido por Franco Frattini.

En el caso de Jeleva, podría encontrarse con la hostilidad de los diputados después de que la prensa relacionara a su marido con grupos mafiosos.

El copresidente del grupo de Los Verdes, Daniel Cohn-Bendit, ya ha avanzado que pedirá aclaraciones a Jeleva quien, por su parte, ha defendido en varias entrevistas la inocencia de su marido.

Otro de los candidatos que podría encontrar obstáculos es el húngaro László Andor, propuesto para Empleo y Asuntos Sociales y cuyo supuesto pasado comunista no gusta a algunos grupos.

El presidente de los populares en la Eurocámara, Joseph Daul, ha asegurado que su grupo exigirá que los miembros de la Comisión "no hayan estado asociados a regímenes opresivos y no hayan participado en Gobiernos o en movimientos políticos no democráticos o estén afectados por corrupción".

Andor comparecerá el miércoles, al igual que el ex ministro francés Michel Barnier, llamado a ser comisario de Mercado Interior y Servicios.

Barnier fue comisario en la etapa de Romano Prodi al frente del Ejecutivo comunitario pero podría encontrarse con las críticas de algunos parlamentarios británicos, temerosos de que promueva un exceso de regulación que perjudique al centro financiero londinense, la City.

Otro de los momentos que concentrará mayor atención se producirá este lunes, cuando serán examinados dos de los candidatos a carteras de más peso: el propuesto comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, el finlandés Olli Rehn; y la vicepresidenta y responsable de Política Exterior de la UE, la británica Catherine Ashton.

Ashton fue criticada durante su designación como Alta Representante para la Política Exterior de la UE por su inexperiencia en el campo y es de esperar que las preguntas de los diputados vayan en esa dirección.

Tanto Ashton como los otros 25 candidatos tendrán que defender su idoneidad ante las comisiones del PE encargadas de sus competencias durante sesiones públicas de tres horas, en un proceso que se prolongará durante toda la semana en Bruselas y se completará los días 18 y 19 de enero en la sede parlamentaria de Estrasburgo (Francia).

Los comisarios designados "están estudiando muy duro" para preparar las audiencias, según explicó un portavoz del Ejecutivo comunitario, Amadeu Altafaj, quien esta semana bromeó sobre el estado de "nerviosismo" perceptible, sobre todo, entre los novatos.

La nueva CE estará formada por 27 miembros, de los cuales trece son nuevos.

Entre los que repiten, salvo el presidente Barroso, todos cambiarán de cartera, por lo que serán sometidos al procedimiento de confirmación.

Después de cada audiencia, las comisiones parlamentarias debatirán la idoneidad del candidato y enviarán un informe por escrito a la Conferencia de Presidentes, el órgano que reúne al presidente del PE y a los líderes de los grupos políticos.

La votación final, en la que el pleno de la Eurocámara sólo puede aprobar o rechazar en bloque el colegio de comisarios, se celebrará el 26 de enero, en una sesión extraordinaria que se celebrará en Bruselas.

Sólo si ese día los parlamentarios dan su luz verde, la nueva Comisión podrá comenzar a funcionar.