Archivo de Público
Lunes, 11 de Enero de 2010

Vender empresas es la solución contra un coma

Buscan comprador primero a Marsans, Trapsa y Mercurio

SUSANA R. ARENES ·11/01/2010 - 08:00h

M. G. Castro - Una agencia de Marsans en Madrid.

La caída de Air Comet ha perjudicado al resto del entramado empresarial de Gerardo Díaz Ferrán, presidente de la CEOE, y de su socio, Gonzalo Pascual, tanto por la imagen de gestores que han dado como por la credibilidad de solvencia financiera que puedan ofrecer tras dejar morir a la aerolínea. Air Comet paró su actividad pero después de meses y meses de no pagar lo debido por el alquiler de aviones (17 millones de euros), las cuotas de la Seguridad Social (16 millones) y nóminas (más de 5 millones), principalmente. Ahora, la mejor (y, en algunos casos, la única) solución para salvar el bache de muchas de sus empresas es venderlas.

Díaz Ferrán y Pascual, sobre todo este último, buscan comprador para algunas de las empresas más representativas de su grupo. La más fácil de vender, por su tamaño y capacidad de generar ingresos, es Marsans, la más fuerte del grupo. Los empresarios ya fueron tentados hace meses por la compañía turística Orizonia, propiedad de los fondos de capital riesgo Carlyle (británico) y Vista Capital (participado por el banco Santander). Se estableció una negociación que, tras el cierre de Air Comet, se ha parado, según fuentes de Orizonia.

Gonzalo Pascual, que preside Marsans, aseguró a Público que "no hay ninguna negociación" pero "eso no quiere decir que no quiera vender". Si la opción de Orizonia para quedarse con la primera agencia de viajes española no cuaja, competidores franceses, como Accor, podrían tomar el relevo.

En cambio, las conversaciones para deshacerse de la empresa de transporte terrestre Trapsa sí siguen su curso, según fuentes implicadas en ellas. Si en su día se barajó la cifra de 100 millones, hoy las expectativas son mucho menores, también por el efecto de Air Comet.

La venta más urgente, para que no genere más problemas, es la de la aseguradora Mercurio, a la que el Ministerio de Economía abrió un expediente por falta de colchón para las indemnizaciones. Ha habido varias ofertas, pero no se han llegado a concretar. Ahora falta que se cierre definitivamente el expediente sin sanción.