Archivo de Público
Domingo, 10 de Enero de 2010

Detenidas 30 madres de muertos en las protestas postelectorales en Irán

EFE ·10/01/2010 - 12:08h

EFE - Un grupo de iraníes se enfrentan a la policía durante una protesta por las calles de Teherán. EFE/Archivo

Las Fuerzas de Seguridad iraníes han detenido a 30 mujeres, todas ellas madres o familiares de personas muertas durante la cruenta represión de las protestas postelectorales, informó hoy la página web "Jaras".

Según el citado sitio internet, gestionado por la oposición, los arrestos fueron realizados ayer en el parque Laleh y otras calles adyacentes del sur de Teherán, donde se habían reunido unas 70 personas.

Más de un centenar de agentes y milicianos islámicos vestidos de paisano se presentaron en la zona sobre las 16.00 hora local (12.30 GMT) y obligaron con violencia a las mujeres a subirse a furgones, según un testigo citado pro "Jaras".

"Una mujer de unos 75 años hubo de ser trasladada a un hospital", agregó la fuente.

Las madres y familiares de víctimas de la represión se concentran de forma silenciosa cada sábado en el parque Laleh para exigir una respuesta oficial sobre la muerte, desaparición o encarcelamiento de sus seres queridos durante las manifestaciones de agitan Irán desde hace seis meses.

La crisis política y social que divide el país estalló el pasado 13 de junio, nada más conocerse la controvertida reelección del presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, que la oposición considera fruto de un fraude masivo.

Ese mismo día, cientos de miles de personas se echaron a la calle al grito de "¿dónde está mi voto?".

En la violenta represión murieron al menos una treintena de personas, según cifras oficiales, y 72 de acuerdo con el cómputo de la oposición.

Además, miles han sido detenidas, entre ellas cientos de responsables y partidarios de la oposición reformista, que lideran los candidatos derrotados, Mir Husein Musaví y Mehdi Karrubí.

Las protestas, que se mantienen desde hace seis meses, se agravaron el pasado 27 de diciembre, día sagrado de Ashura, tras una violenta represión en la que perdieron la vida ocho personas, según cifras oficiales.