Archivo de Público
Domingo, 10 de Enero de 2010

Un informe responsabiliza al ex fiscal general de las torturas en Kahrizak

EFE ·10/01/2010 - 12:08h

EFE - Un grupo de iraníes se enfrentan a la policía durante una protesta por las calles de Teherán. EFE/Archivo

El ex fiscal general de Teherán Said Mortazavi ha sido responsabilizado de las muertes y torturas a miembros de la oposición en la cárcel de Kahrizak durante la represión de las protestas postelectorales, según un informe leído hoy en el Parlamento.

La investigación asegura que Mortazavi insistió en trasladar a los detenidos a la citada prisión, pese a que se le advirtió que no reunía las condiciones mínimas y a que tuvo la opción de enviarlos a la cárcel de Evin.

"De acuerdo con el informe del comité especial del Parlamento, el entonces fiscal general de Teherán insistió en que los 147 detenidos el 9 de julio fueran encarcelados durante cuatro días en una sala de 70 metros cuadrados en condiciones inadecuadas", afirma el informe, publicado por la agencia local de noticias estudiantil Isna.

El penal de Kahrizak, ubicado en el sur de Teherán, fue cerrado a finales de julio por orden del líder supremo de la Revolución, ayatolá Ali Jameneí, después de que saliera a la luz la noticia de la muerte por torturas de al menos tres personas.

Entre los fallecidos a causa de los malos tratos se hallaba el hijo de uno de los asesores cercanos del candidato presidencial conservador derrotado, Mohsen Rezaei.

Tras varios meses negando los cargos, el régimen iraní admitió a mediados de diciembre las muertes y la sevicias cometidas en un centro de detención que en principio estaba reservado para presos considerados peligrosos.

El informe reseña, además, que fue Mortazavi quien ordenó que se trasladara a los presos a la cárcel de Kahrizak "pese a que los responsables de la prisión de Evin habían indicado que tenían sitio suficiente. La decisión no es aceptable".

Asimismo, señala que las autoridades de Kahrizak también se negaron a albergar a los arrestados, pero que al final tuvieron que ceder debido "a la insistencia" del entonces fiscal.

"Los detenidos estuvieron durante cuatro días junto a 30 presos peligrosos, sin comida digna, con el aire viciado y en duras condiciones de castigo", detalla la investigación.

En su informe, el comité acusa igualmente a Mortazavi de mentir a la Cámara cuando ésta le pidió explicaciones sobre los ocurrido en la citada prisión.

Poco después de que se filtrase la noticia, los responsables de Kahrizak aseguraron que los decesos se debieron a un infección de meningitis.

"Fundamentalmente, la excusa de la meningitis ha sido rechazada. Hubo diferentes factores como la falta de espacio, la carencia de higiene, el calor, la mala alimentación... y recibieron palizas", afirmó.

El informe consigna que la combinación de los malos tratos, las malas condiciones y la precariedad en el traslado fue la causa de las referidas muertes.

La investigación niega, sin embargo, que en la prisión se cometieran "abusos sexuales", como denunció otro de los candidatos derrotados, el clérigo pro aperturista, Mehdi Karrubí.

"Se ha investigado a fondo... el comité pidió pruebas a Karrubí, pero éste no se los facilitó y dijo que solo contaba con testimonios orales de los (presuntos) afectados", señala.

"No se ha hallado caso alguno de abuso sexual, acusación que el comité rechaza de plano", concluye antes de pedir una compensación para las víctimas.

Irán está sumido en una profunda crisis política y social desde que el pasado junio cientos de miles de personas salieran a las calles para protestar por la reelección del presidente, Mahmud Ahmadineyad, que la oposición califica de "fraudulenta".

Desde entonces, las movilizaciones se han repetido a lo largo del país pese a la acción represiva de las Fuerzas de Seguridad y el encarcelamiento de miles de personas, muchas de ellas responsables de la oposición.

La crisis se agravó el pasado 27 de diciembre, día sagrado de Ashura, jornada en que las protestas se volvieron a teñir de sangre con la muerte de al menos ocho personas, según cifras oficiales.

Además, en los días siguientes fueron arrestados más de un centenar de activistas de la oposición, periodistas y estudiantes universitarios.