Archivo de Público
Domingo, 10 de Enero de 2010

El PSOE cierra filas en el año europeo de Zapatero y las elecciones catalanas

EFE ·10/01/2010 - 11:55h

EFE - El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. EFE/Archivo

El PSOE ha calentado motores para afrontar un año 2010 en el que se propone cerrar filas en torno al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, su ley de economía sostenible y la presidencia española de la UE, con las aspiraciones puestas en la recuperación económica y mirando de reojo las elecciones catalanas.

Después de un 2009 que los socialistas no dudan en calificar como "el peor" de la "era Zapatero", el PSOE vivirá en 2010 un año atípico; durante los primeros seis meses, cederá el protagonismo al Gobierno ante la Presidencia de la Unión Europea, pero en la segunda mitad del año el debate partidista volverá al primer plano.

Será éste un semestre en el que Zapatero apenas tenga actividad de partido, con independencia de las habituales reuniones de la Ejecutiva Federal a las que su apretada agenda de Gobierno le permita acudir.

También se prevé la asistencia de Zapatero tanto al tradicional Comité Federal del PSOE de principios de año como a una convención municipal programada en Elche en una fecha todavía no cerrada, pero su participación en actos de este tipo se medirá con cuentagotas en este semestre.

Por eso, el resto de los cargos orgánicos del partido redoblarán sus esfuerzos en este tiempo, capitaneados por el vicesecretario general, José Blanco, y la secretaria de Organización, Leire Pajín.

La intención es llevar a cabo una laboriosa tarea de respaldo a las iniciativas del Gobierno, con especial incidencia en el proyecto de ley de economía sostenible y en la presidencia española de la UE.

Sin embargo, con el inicio del verano se pondrá en marcha una actividad frenética y sostenida en el partido que prácticamente no cesará hasta las elecciones generales de 2012.

El primer pulso electoral se medirá en Cataluña en otoño. Será el pistoletazo de salida de una larguísima precampaña de año y medio con el catalejo puesto en las autonómicas y municipales de 2011, pero con el teleobjetivo y los flashes centrados en las generales del siguiente año.

Un cometido en el que Zapatero se empleará a fondo, según fuentes socialistas, para ir superando con éxito los diversos peldaños de esta empinada escalera electoral.

Se trata de remontar las desalentadoras encuestas que separan a los socialistas del PP con hasta cinco puntos de diferencia en intención de voto y, para ello, desde Ferraz ya se están diseñando estrategias que permitan ir ganando terreno.

Mimar sus feudos tradicionales, como Andalucía o Cataluña, e intentar afianzarse en aquellos caladeros de votos tradicionalmente del PP, como Madrid o la Comunidad Valenciana, son los objetivos que se marcan los socialistas para enderezar el rumbo torcido de 2009.

Según las mismas fuentes, el empeño no es fácil, porque se trata de volver a generar ilusión tras la derrota en las gallegas y las europeas de 2009 y de recuperar la confianza de los electores en Zapatero, cuya credibilidad se ha visto desgastada a cuenta de la crisis económica.

Confían en Ferraz en que la presidencia española de la Unión Europea sirva para allanar un poco el camino a las urnas, pero son conscientes de que, sobre todo, lo que más necesitan es ver el final de la crisis y que España comience a crear empleo.

Sin prisas, pero sin pausa, ya se han establecido algunos de los peldaños que los socialistas irán escalando en estos meses: la conferencia municipal de Elche, el nombramiento de los candidatos para las elecciones autonómicas y municipales y una conferencia política.

Zapatero seguirá manteniendo en 2010 el suspense sobre si repetirá como candidato del PSOE a la Presidencia del Gobierno en el 2012 o no, un debate que sólo está entreabierto en Ferraz, puesto que ningún socialista se atreve a verbalizar el deseo de despejar cuanto antes esta incógnita.

Pero el propio Zapatero quiso zanjar este asunto el pasado 30 de diciembre, al garantizar que no dedicará "ni un minuto" de 2010 a pensar si volverá a ser el candidato socialista, porque todas sus energías las empleará en anticipar la recuperación económica y volver a generar empleo.

En el plano parlamentario, el grupo socialista tendrá ocasión en 2010 de perfeccionar la "geometría variable" que tan buenos resultados le ha aportado en el primer año y medio de legislatura.