Archivo de Público
Sábado, 9 de Enero de 2010

El embajador de Obama llegapara reforzar las relaciones

Solomont se incorpora a su despacho en Madrid, que ha estado vacío un año

PÚBLICO ·09/01/2010 - 22:35h

EFE - Moratinos se reunió ayer con Alan Solomont en la sede del Ministerio de Asuntos Exteriores, en Madrid.

El nuevo embajador de Estados Unidos en España, Alan D. Solomont desembarcó en Madrid con el objetivo de "encontrar oportunidades para fortalecer" la relación entre ambos países. Esta genérica declaración de intenciones fue su primer saludo nada más incorporarse a su despacho en la sede de la legación norteamericana en España.

Solomont se había reunido previamente con el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, en un encuentro de carácter puramente protocolario en el que entregó las credenciales que le facultan para desempeñar su labor, a la espera de recibir las definitivas de manos del rey.

El nuevo representante de EEUU en España sustituye en el cargo a Eduardo Aguirre, que abandonó la embajada el 20 de enero de 2009, coincidiendo con el fin del mandato de George W. Bush. Solomont será el embajador de Barack Obama, cuya campaña ayudó a costear. Según la biografía distribuida por la propia delegación diplomática, su nuevo inquilino es un "decidido y temprano seguidor" del presidente norteamericano.

Coincide con la presidencia

Como agradecimiento, en agosto de 2009, Obama premió su fidelidad ha aportado fondos al Partido Demócrata durante los últimos 20 años designándolo como su representante en España. Finalmente, el Senado norteamericano dio el visto bueno a la elección en diciembre.

Solomont, un acaudalado hombre de negocios de 60 años, llega a España en un momento clave, un día después del estreno de la presidencia española de la UE y en el año en el que Obama viajará España para escenificar una recuperación plena de relaciones tras el desafecto que Bush mostró hacia Zapatero por la retirada de las tropas españolas de Irak.

Recién llegado a Madrid Solomont aterrizó a primera hora de la mañana con su familia en un vuelo procedente de Boston, el embajador se prodigó en términos de buena voluntad: "La historia de nuestros dos países está entrelazada estrechamente, como lo estará nuestro futuro". "España y EEUU comparten una relación profunda y amplia entre sus gobiernos y sus pueblos", aseguró.