Archivo de Público
Sábado, 9 de Enero de 2010

Londres fracasa en su intento de limitar los bonus de los bancos

El impuesto del 50% no impide los pagos millonarios habituales en la industria financiera

IÑIGO SÁENZ DE UGARTE ·09/01/2010 - 20:38h

El gran plan del Gobierno británico para limitar los bonus y cambiar la política de remuneraciones de los bancos lleva camino de fracasar. El único consuelo es que la cantidad que recaudará vía impuestos será mucho mayor de lo esperado, lo que no es poco en un país con un déficit presupuestario de 178.000 millones de libras.

The Guardian y Financial Times coincidieron ayer en informar que los bancos han decidido abonar las astronómicas cantidades de costumbre, aunque tengan que pagar un impuesto especial del 50%.

El diario económico ha hecho un sondeo informal entre los bancos y la mayoría ha confirmado que aumentarán los bonus para que sus empleados no se vean perjudicados. La entidad financiera se ocupará de pagar a Hacienda.

Por tanto, serán los accionistas, y no los banqueros, los que tendrán que afrontar la factura. El periódico calcula que el Tesoro ingresará 5.000 millones de libras, a pesar de que sólo pensaba recaudar 550 millones.

The Guardian da una cifra más baja, 2.000 millones, aunte admite que podría ser superior. Los grandes bancos de inversión norteamericanos, que tienen a miles de empleados en sus sucursales de Londres, no se van a ver influidos en absoluto por la reacción del Gobierno británico contra los bonus.

Se calcula que en todo el mundo los bancos de inversiones pagarán 65.000 millones de dólares en salarios y bonus, una cifra que será interpretada como una bofetada por los Gobierno británico, francés y alemán, que han hecho de los bonus una de las banderas de las reformas pendientes en el sistema financiero.

La última línea de defensa quedará en manos de los accionistas, una vez que el poder fiscal del Estado no haya impresionado mucho a los bancos.

Un fondo de pensiones del Estado norteamericano de Illinois presentó el jueves una demanda contra Goldman Sachs por considerar que las altas remuneraciones provocarán un descenso de los dividendos.

El banco de inversiones sostiene que las cifras manejadas por la prensa incluyen todos los costes de personal, incluidos los bonus, salarios y otros pagos.