Archivo de Público
Domingo, 10 de Enero de 2010

"La ventaja de la tele es que es muy inmediata"

Cineasta y director del telefilme ‘El Pacto’ (Telecinco). Defiende las ventajas que tiene simultanear el cine y la televisión

REBECA FERNÁNDEZ ·10/01/2010 - 08:00h

EFE - El director de cine Fernando Colomo, en una fotografía de archivo.

El director de cine Fernando Colomo (Madrid, 1946) se aleja de su gusto por la comedia en el telefilme El Pacto, una historia "fundamentalmente dramática" y con un toque de suspense que narra la decisión de siete menores de quedarse embarazadas a la vez, y cuyo primer capítulo emite hoy Telecinco (22.30 horas). Convencido de lo productivo de un diálogo fluido entre la televisión y el cine, el director de películas como Bajarse al moro y Los años bárbaros defiende la capacidad de nuestro país para crear ficción televisiva de calidad.

"Se hacen demasiados largometrajes y luego no se les puede dar salida comercial"

¿Qué le pasó por la cabeza cuando le ofrecieron este proyecto?

Me quedé perplejo. La historia me sonaba porque se basa en un hecho que ocurrió en una población ultracatólica de Estados Unidos. Me fascina todo lo que tenga que ver con lo real y, aunque parecen ficciones, la mayoría de mis películas siempre están muy basadas en hechos que han sucedido, en cosas que conozco. El único miedo que tenía en este proyecto era el trabajo con las actrices adolescentes.

¿Y qué tal fue?

"Las TV no deberían ver en su aportación al cine una imposición, sino una oportunidad"

Increíble. Son unas súper profesionales. Tenía la sensación de que era como trabajar con Rosa María Sardá y Nuria Espert. Todas ellas se reunían los fines de semana para ensayar las escenas y cuando llegábamos al rodaje, las tenían muy trabajadas.

¿Qué puntos en común tienen el suceso en que se basa y la adaptación para la televisión?

La versión española no tiene nada que ver con lo que sucedió. Sin embargo, hay ciertas cosas que sí se mantienen, aunque para mí lo más interesante era, además de las relaciones entre las propias adolescentes, las relaciones con las familias. Para mí ha sido una oportunidad de probar cosas, ya que normalmente me oriento a la comedia, y esta historia es fundamentalmente dramática, con un poquito de suspense, ya que se crea la intriga de por qué han hecho eso y cómo han llegado a este pacto tan extraño.

¿Cree que suscitará polémica?

Sí, aunque yo veo la película muy sensata. El guión es de Santos Mercero, hijo de Antonio Mercero, y su trabajo me gustó mucho porque él tiene dos hijas adolescentes y creo que ha cogido bastante su lenguaje y el tipo de cosas que les gustan.

¿Qué ventajas e inconvenientes tiene el trabajo para televisión con respecto al cine?

Tienen características distintas. En el caso de una película, desde que la piensas hasta que la estrenan lo normal es que pasen entre dos y cinco años, si todo va bien. La ventaja de la televisión es que es algo muy inmediato.

Además, la televisión permite incluso contar hechos reales que acaban de suceder

¡Claro! Tienes que rodar en la mitad de tiempo de lo que ruedas una película, más o menos. Está más pegada a la realidad.

¿Los telefilmes son como hacer cine para televisión o todavía no tienen la misma elaboración?

Ahora están un poco entre medias, aunque para mí El Pacto ha sido como cine, porque estoy acostumbrado a rodar deprisa. La idea es que las TV movies sean pequeñas películas para televisión y creo que eso nos vendría muy bien a toda la gente del cine, porque todos estamos de acuerdo en que se hacen demasiados largometrajes y que luego no puede darse salida a todos comercialmente. Es mejor poder alternar las dos cosas, que puedas hacer de vez en cuando una TV movie mientras se está desarrollando la financiación de una película.


¿Cómo valora que las televisiones estén obligadas a invertir en cine?

Algunas se lo han tomado muy mal, pero esto ya viene desde hace varios años, y han reaccionado muy agresivamente atacando al cine español y eso acaba haciendo daño, porque todo lo que sea hablar mal siempre cala, y es más fácil destrozar que construir. Paradójicamente las películas en las que se han metido las televisiones han ido muy bien, porque ellas tienen también una mayor capacidad de promoción. Industrialmente es una alianza que debería verse con más optimismo por parte de las televisiones, no como una imposición sino como una oportunidad creativa y de negocio.

¿Usted sigue lo que se hace ahora mismo en la televisión?

Sí, pero en general no puedo decir que me guste mucho. Me interesan los programas de ficción, las series españolas, y creo que eso sí tiene una buena calidad y muy buena audiencia, normalmente bastante más que las americanas. Esto demuestra que en el momento en que esto se industrializa, podemos responder, es decir, tenemos guionistas, actores y técnicos que pueden dar series o TV movies de primera calidad.

¿Le gustaría ahora embarcarse en una serie larga?

No mucho. La ventaja de la TV movie es que se hace y se acaba. El problema de las series es que las empiezas, salen las audiencias, y ruedas con los datos presionándote.

Ha dicho que, respecto al cine norteamericano, el español es de guerrillas. ¿Por qué?

Porque no es industrial, aquí haces una película y no sabes si vas a hacer más. No acaba de ser una industria, fundamentalmente porque no tenemos un mercado tan grande para sacar eso, no es como el norteamericano que también recurre al mercado europeo.