Archivo de Público
Domingo, 10 de Enero de 2010

El PNV ve a Munilla como un ataque a la iglesia vasca

El obispo ultraconservador toma posesión de la diócesis donostiarra

G. M. ·10/01/2010 - 08:00h

El obispo de San Sebastián, Juan María Uriarte (d), y su sucesor en la diócesis donostiarra, el hasta ahora obispo de Palencia José Ignacio Munilla (i)

El nombramiento este sábado de José Ignacio Munilla como nuevo obispo de San Sebastián suscitó una nueva polémica política en Euskadi. El presidente del PNV en Guipúzcoa, Joseba Egibar, atribuyó la llegada de este prelado ultraconservador a una "operación" de "diseño político" para acabar con "el hecho diferencial".

El líder del partido nacionalista en Guipúzcoa se refirió, en declaraciones a Radio Euskadi, a la "conocida trayectoria" de Munilla, que acusó a quienes votaran a favor de la Ley del Aborto de "ser cómplices de asesinato" y reivindicó "propiedades curativas" para curar la homosexualidad.

El nuevo obispo se presenta en San Sebastián como "pobre y humilde"

No obstante, Egibar se centró en el trasfondo político de la designación del nuevo obispo de San Sebastián, en sustitución de Juan María Uriarte. A su juicio, este nombramiento es una jugada más en una operación con otros cambios, como el del obispo en Baiona (País Vasco francés), "y otras diócesis que constituían eso que se llama Iglesia vasca".

"A partir de ese diseño político piensan cerrar la operación con este nombramiento en la diócesis de Guipúzcoa. Esta Iglesia está pagando el que hasta ahora haya habido obispos, sin editorial nacionalista, pero sí muy pegados al pueblo y también del pueblo", dijo, en alusión a Uriarte y su antecesor, José María Setién.

El malestar del PNV con la llegada de Munilla se dejó notar también en su nombramiento en la Catedral del Buen Pastor. No asistió ningún representante de la Diputación de Giipuzcoa, gobernada por el partido nacionalista y Hamaikabat [escisión de EA], después de sí haber estado presente hace una semana en la despedida de Uriarte.

Califica de "castillos en el aire" la polémica por su nombramiento

La postura del PP

El presidente del PP vasco, Antonio Basagoiti, tampoco acudió a la celebración. Aunque, según se excusaba el jueves, iba a estar ausente por no "dar el gusto" al PNV de poder utilizar su presencia para "decir que es un obispo del PP". El portavoz del PP vasco, Leopoldo Barreda, acusó a "algunos dirigentes nacionalistas" de actuar como Franco, al querer "controlar" al nuevo obispo. El coordinador de EB, Mikel Arana, aseguró, por su parte, que las declaraciones realizadas hasta la fecha por Munilla, sobre el aborto o la homosexualidad "le colocan en la más extrema derecha".

El portavoz del PSE, José Antonio Pastor, dijo esperar que pronto se recomponga en Euskadi "lo que haya podido haber de heridas o polémica" a raíz de esta designación.

Durante las casi dos horas que duró la ceremonia de su nombramiento, José Ignacio Munilla evitó cualquier polémica en su discurso. Se presentó antes sus fieles como "pobre y humilde" y manifestó que su acogida en la catedral del Buen Pastor, totalmente llena, era un fruto "sobredimensionado por las circunstancias".

"El factor mediático tan influyente en nuestros días contribuye fácilmente a construir castillos en el aire, a ver gigantes donde sólo hay molinos (...) o tal vez, a juzgar como demonios a quienes simplemente comparten nuestra misma condición pecadora", destacó durante su homilia el obispo de San Sebastián.