Archivo de Público
Domingo, 10 de Enero de 2010

El mundo de la cultura, con el barrio

José Luis Sampedro es uno de los muchos intelectuales que sin ser vecinos apoyan la lucha

T.G.D ·10/01/2010 - 08:00h

EFE - José Luis Sampedro, en la entrega del Premio Turia.

Desde que se inicio este conflicto con el Ayuntamiento, el barrio de El Cabanyal ha contado con el apoyo de muchos artistas e intelectuales que han querido sumarse a su causa. Uno de los más destacados ha sido José Luis Sampedro que, al conocer la noticia de la resolución del Ministerio de Cultura, sintió una alegría enorme. No era para menos, ya que él mismo le había pedido a la ministra Ángeles González-Sinde que se interesara por el asunto cuando ella le entregó el Premio Turia.

"Salvar esas casas, esas estructuras, esa planificación urbanística, es más que un problema urbanístico. Estamos hablando de salvar un estilo de vida culturalmente civilizado que no exige gastos, que no está hecho para la especulación, sino para la gente sencilla, con valores humanos y no económicos", defiende.

En este sentido recuerda su vinculación con los colectivos vecinales desde el año 2000 cuando conoció la lucha a raíz de la huelga de hambre que realizaron cinco personas en el centro de Valencia durante 22 días. "Desde entonces les apoyo y haré todo lo posible por ayudar al Cabanyal y acabar con ese trágico invento de la alcaldesa", explica Sampedro.

El celebrado escritor participó junto a intelectuales como Julio Llamazares, Belén Gopegui, Susana Fortes y Martí Dominguez en una edición del certamen Cabanyal Portes Obertes en el que se hizo implícito el compromiso de los autores con el popular barrio valenciano. Junto a ellos han apoyado las demandas vecinales otros artistas como el cantaor Enrique Morente, el músico Quini Gómez o los escritores Juan Cruz, Fernando Delgado, Manuel Vicent o Alfons Cervera.

Además, el afamado arquitecto francés Jean Nouvel diseñó un proyecto para El Cabanyal que incluía su rehabilitación e integración en la ciudad de Valencia para mantener "el potencial que atesora el barrio y que depende de su trama urbana, su estructura social y su proximidad al mar, al puerto y a la Universidad, que lo convierte en un enclave único en Europa".