Archivo de Público
Sábado, 9 de Enero de 2010

Forlán mide a Quique Flores

El Atlético anuncia atado a Tiago y confía en cerrar a Salvio. El Atlético anuncia atado a Tiago y confía en cerrar a Salvio

HUGO JIMÉNEZ ·09/01/2010 - 16:35h

FERNANDO SÁNCHEZ - Forlán en un partido con el Atlético.

No es un día cualquiera. Suena a partido corriente, la protocolaria visita del Atlético a Zorrilla de todos los años (desde hace tiempo, adversa para los rojiblancos). Pero es mucho más. La crisis de los madrileños ha entrado en una nueva dimensión tras su estrepitoso ridículo copero y el posterior rapapolvo público del entrenador a los jugadores, ahora en el punto de mira de la hinchada. Un episodio que debe servir de reactivo para el equipo, pero también puede que de sentencia para un técnico que finalmente está en manos de esos futbolistas a los que se ha puesto en contra.

Y al abrigo de ese combate, que parte con la opinión pública del lado del técnico, un pulso mayor de imprevisible desenlace. Quique frente a Forlán. Aunque no dijo en alto su nombre, el técnico supo hacerse entender. Sus reproches tras la humillación ante el Recre incluían especialmente al uruguayo. Le acusa de, contaminado por Maxi Rodríguez, vestir la rojiblanca con premeditado desinterés. Y Forlán, aunque no lo ha dicho en público, ya le ha hecho saber a los pocos íntimos que conserva en un vestuario fracturado que no le va a perdonar al técnico su acción, ponerle de repente contra la hinchada. Queda por ver si el entrenador se atreverá hoy a sentarle en el banquillo.

"Quique nunca pierde, siempre perdemos los jugadores", comentaba ayer indignado un compañero del uruguayo, reflejo de que, aunque ninguno se ha atrevido a decírselo a la cara, el vestuario no ha encajado la arenga del entrenador. Quique aflojó ayer su discurso. Su conferencia de prensa fue más conciliadora que agresiva. Y rebajó la importancia del malestar de la plantilla. "Lo que hice el otro día fue ponerme en la piel del aficionado -dijo-. Esta profesión está muy privilegiada, pero también necesita mucha responsabilidad. A mí no me gusta vivir humillado, pero si hay que vivir tres días así por no hacer las cosas bien habrá que asumirlo. Me incomoda no tener el control de la situación".

El técnico, que se hizo tan responsable como los jugadores de la mala imagen copera, no concretó si va a cumplir sus amenazas en Zorrilla con los jugadores que le defraudaron. Como pista de hacia dónde va dirigido su enojo, hizo que Forlán, Simao y Juanito se entrenaran ayer fuera del once titular. Pero no dejó nada seguro. ¿Se atreverá a sentar al uruguayo? Ni siquiera es seguro que juegue el Kun, pero este no por castigo, sino porque "se va a medir muy bien su retorno".

Refuerzos

Mientras el equipo se enfrenta o se reconcilia por dentro, el club le busca refuerzos por fuera. El Atlético anunció ayer la cesión definitiva hasta el final de temporada, con opción de compra, del centrocampista portugués del Juventus Tiago. "El Atlético tiene problemas de fútbol para jugar la pelota y conectar con la gente de arriba y Tiago sabe de táctica, equilibra, tiene sencillez para jugar y conecta fácil", dijo Quique.

No acabarán ahí las incorporaciones. El Atlético confía en que el argentino Salvio, del Lanús y 19 años, llegué el lunes a Madrid y, tras pasar el reconocimiento médico, firme por cinco temporadas a cambio de ocho millones de euros. Hoy, frente a los rojiblancos, jugará Diego Costa, seis goles y cuatro asistencias. Su cesión no incluía la cláusula de la vergüenza.