Archivo de Público
Sábado, 9 de Enero de 2010

Obama advierte sobre las dificultades para la recuperación económica

EFE ·09/01/2010 - 12:13h

EFE - El presidente estadounidense Barack Obama, ayer durante una intervención en la Casa Blanca, en Washington.

El presidente Barack Obama dijo hoy que la persistencia de los altos niveles de desempleo en EE.UU. ha demostrado que la recuperación económica del país será prolongada y azarosa.

"Eso quedó en evidencia", dijo, cuando el Departamento del Trabajo informó el viernes que en diciembre el país perdió alrededor de 85.000 plazas de trabajo pese a que el desempleo se mantuvo en un 10 por ciento.

Los expertos habían previsto que la desaparición de puestos laborales no superaría la cifra de 10.000.

En su habitual discurso radiofónico de los sábados Obama agregó que en noviembre la economía vio su primer mes de avances en el terreno laboral "pero el mes pasado perdimos más de lo que hemos ganado".

No obstante, el presidente indicó que la destrucción de empleos en el último trimestre de 2009 fue una décima parte de lo que fue en el primero.

"Pero hasta que veamos una tendencia buena y sostenida de creación de empleos seremos incansables en nuestros esfuerzos por dar plazas de trabajo", señaló.

Obama recordó que hace un año llegó a la Casa Blanca en medio de una profunda crisis económica y que entonces prometió dos cosas: "la primera fue que habría mejores días...y la segunda fue que el camino de la recuperación sería largo y a veces azaroso".

Señaló que la recuperación va más allá de la sustitución de los siete millones de plazas de trabajo perdidas en los últimos dos años y que para concretarla será necesario reconstruir toda la economía y ofrecer seguridad a los estadounidenses.

Algunos de los pilares de esa recuperación serán las inversiones en ciencia y energía limpia, la reforma del sistema de educación y la del sistema de seguro de salud.

Obama dedicó la parte final de su discurso para referirse a la reforma del sistema de salud, convertida en el eje central de su política interna.

El Senado y la Cámara de Representantes aprobaron a finales del año pasado versiones paralelas de un proyecto de reforma que deberán ser armonizadas y convertidas en una sola iniciativa para la promulgación presidencial.

"Tras un largo y exhaustivo debate estamos a punto de lograr una reforma que ofrecerá a los estadounidenses la seguridad de que tendrán atención medica de calidad y asequible aunque hayan perdido su trabajo, cambien de empleo, se muden o se enfermen", prometió.

"Las peores prácticas de la industria de los seguros quedarán proscritas para siempre. Y finalmente se reducirá el costo para las familias, las empresas y nuestro Gobierno", dijo.