Archivo de Público
Sábado, 9 de Enero de 2010

Irán acusa a Occidente de provocar disturbios para impedir su desarrollo

EFE ·09/01/2010 - 11:56h

EFE - El presidente de Irán, Mahmoud Ahmadinejad. EFE/Archivo

El presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, acusó hoy a Occidente de provocar disturbios en Irán para impedir que se convierta en una potencia mundial, en alusión a las protestas e incidentes que se han sucedido en el país desde su reelección en junio pasado.

"Ellos, que han cometido todo tipo de crímenes desde la Segunda Guerra Mundial, quieren que los demás paguen los platos rotos y con esta postura creen que pueden presionar al pueblo iraní", dijo en la inauguración de una fábrica de producción de aluminio en Bandar Abbas, en el sur de Irán.

Los occidentales "saben que un país como Irán, teniendo en cuenta sus grandes riquezas, su situación estratégica y su pueblo, conseguirá convertirse en la potencia indiscutible del mundo en los próximos cincos año", agregó Ahmadineyad, cuyo discurso fue emitido en directo por la televisión pública.

"Ellos saben que no pueden impedir este logro y por eso piensan desacelerar su ritmo a través de excusas como los derechos humanos o las actividades nucleares", afirmó.

Ahmadineyad acusó a Occidente de provocar disturbios en Irán e intensificarlo con la creación de programas en persa por satélite que emiten imágenes de los disturbios.

"Pero no podrán impedir nuestro desarrollo ni con disturbios, ni con sanciones", dijo.

El mandatario iraní resaltó además que los occidentales deben mucho a Irán, que "ocuparon durante la Segunda Guerra Mundial aunque Teherán había anunciado su neutralidad".

En la conferencia de Teherán, los líderes de EEUU, Gran Bretaña y Rusia calificaron a Irán come "el puente de la victoria" de los aliados, lo que "era cierto".

"Se aprovecharon de nuestro petróleo, nuestro ferrocarril, nuestras comidas y nuestra situación estratégica", dijo, antes de añadir que luego se concedieron a sí mismos el derecho de veto para saquear a otros países.

Ahmadineyad afirmó que están calculando las pérdidas de Irán durante esa guerra e Irán cobrará una recompensa por esas pérdidas.

"El pueblo iraní cumple con sus palabras y cuando decimos que pedimos una recompensa es que la conseguiremos", sentenció.

Las palabras de Ahamdineyad fueron respaldadas por los presentes que corearon eslóganes como "Alah Akbar" (Dios es grande), "Jamenei es el líder", "muerte a EEUU" y "muerte a Israel".