Archivo de Público
Sábado, 9 de Enero de 2010

Trasladan a un centro de acogida a los inmigrantes tras los disturbios en el sur de Italia

EFE ·09/01/2010 - 09:56h

EFE - Inmigrantes africanos durante la manifestación de ayer que recorrió las calles de Rosarno (sur de Italia) en protesta por el ataque que unos africanos sufrieron por parte de un grupo de jóvenes blancos.

Unos 250 inmigrantes fueron trasladados anoche desde la antigua fábrica en la que se alojaban en la localidad de Rosarno (sur de Italia) a un centro de acogida de la ciudad vecina de Crotona, tras los disturbios registrados desde el pasado jueves.

Después de que la tensión con los vecinos de la localidad creciera en las últimas horas de ayer y que dos inmigrantes fueran heridos por arma de fuego, la noche ha transcurrido con tranquilidad en Rosarno, informan hoy los medios de comunicación italianos.

A última hora del viernes un grupo de esos inmigrantes, quienes trabajan como jornaleros en la zona, fueron trasladados desde las instalaciones de la antigua fábrica papelera de "La Rognetta" al centro de acogida de Crotona, algo que en muchos casos fue solicitado por ellos mismos.

Su salida de la localidad sureña fue acogida con aplausos por los vecinos que desde primeras horas de la tarde de ayer habían salido a la calle para enfrentarse a los inmigrantes, que se manifestaban después de que el jueves dos de ellos resultaran heridos al ser atacados por unos desconocidos con un fusil de aire comprimido.

La Policía italiana, que ha efectuado un amplio despliegue en la zona ante el elevado grado de tensión que ha motivado la detención de ocho personas, prepara ya un nuevo traslado de inmigrantes (en su mayoría proceden de África) de otra antigua fábrica de Rosarno en la que se alojan.

Se trata de los alrededor de 500 inmigrantes que viven en la fábrica que gestionaba la antigua "Opera Sila", entre los que hay quienes están dispuestos a irse por sus propios medios de una localidad en la que parece ya imposible que puedan seguir viviendo sin producirse nuevos enfrentamientos con los vecinos.

Esta tarde está prevista en Roma una concentración ante la sede del Ministerio del Interior en muestra de solidaridad con los inmigrantes de Rosarno y para denunciar la "falta de derechos" que, según las asociaciones convocantes, éstos padecen en Italia.

El número de heridos por los altercados registrados desde la noche del pasado jueves asciende a 38 (entre ellos 18 agentes de las fuerzas del orden), después de que anoche fuera trasladado a un hospital con lesiones leves un inmigrante que había sido golpeado durante los enfrentamientos con los vecinos.

En la tarde de ayer dos inmigrantes resultaron gravemente heridos tras se apaleados por un grupo de vecinos, mientras que otros dos recibieron disparos en las piernas, pero su estado de salud no es preocupante.

Los inmigrantes, según explica la prensa local, vivían hacinados en condiciones infrahumanas en viejas fábricas abandonadas. La mayoría de ellos, no tienen documentos y subsisten gracias a los alrededor de 25 euros que se les paga por una jornada de trabajo en el campo.