Archivo de Público
Sábado, 9 de Enero de 2010

El PP sostiene que "un país débil y enfermo" dirigirá la UE

Montoro critica que el Gobierno ofrece a los Veintisiete la "tarjeta de paro" como única credencial y que por eso no es creíble

JUANMA ROMERO ·09/01/2010 - 00:05h

Cristóbal Montoro, en una rueda de prensa en la sede de su partido.

La presidencia española de la Unión Europea queda, en principio, fuera de la confrontación partidista. Así lo pactaron hace un mes PSOE, PP, PNV y CiU. Ayer, sin embargo, los conservadores hendieron una pequeña fisura en ese acuerdo, utilizando a su favor los datos del desempleo. Cristóbal Montoro, responsable económico del PP, aseguró en una reunión con la prensa que España ha arrancado su semestre europeo como el país "débil y enfermo" de los Veintisiete, ya que la "tarjeta de paro" que presenta como credencial es "terrible". Eso supone un "varapalo, una paliza a la imagen" de España en el exterior, estimó.

Montoro se apoyó en los números ofrecidos ayer por Eurostat, que sitúan la tasa de paro en noviembre de 2009 en el 19,4%, la más alta de la eurozona, y que cifran la tasa de paro juvenil en un 43,8%, la más elevada de la Unión. Así, España se presenta ante la UE, sostuvo, como un "país que no sabe resolver en casa el problema económico esencial, que es el paro".

El responsable económico del PP subrayó que "el deterioro de la imagen" del país es ya "muy importante", como lo prueba la publicación, esta semana, de sendos artículos en The Economist y Financial Times, muy críticos con el Gobierno socialista. Los conservadores insisten en que ellos no han "alimentado" la mala fama de España. Montoro lo justificó con este ejemplo: "Yo no he dado ninguna entrevista con ningún medio extranjero".

El PP vertió ayer más pesimismo sobre la economía. No ve "brotes verdes por ningún lado", como dijo la diputada Fátima Báñez, que acompañó a Montoro en la comparecencia. Ambos creen que las variaciones intertrimestrales registrarán crecimientos en 2010, pero la media interanual será "negativa".

Además, el PP predice que habrá "menos consumo e inversión", que el paro tardará en recuperarse y que el déficit público engordará aún más. Montoro apuntó que todo se debe a la "ideologización" del Gobierno. El PP busca así sacar petróleo de las palabras que el presidente del Ejecutivo enunció en su rueda de prensa de balance de 2009, cuando reconoció que no es posible un pacto global con Mariano Rajoy porque subsisten "claras diferencias ideológicas en el terreno económico" entre los dos partidos.