Archivo de Público
Sábado, 9 de Enero de 2010

2010: Se busca nuevo Stieg Larsson

La editoriales siguen apostando por la novela negra para el nuevo año, con la reedición de clásicos criminales y la búsqueda de nuevos autores de best-seller

PAULA CORROTO ·09/01/2010 - 08:00h

PAULA CORROTO - Assa Larsson. La autora de 'Aurora Boreal' regresa con un nuevo caso para Rebecka Martinson.

La pistola seguirá humeante durante 2010. A pesar de que este año no habrá ninguna novela de Stieg Larsson a excepción de sus piezas periodísticas, durante estos tres primeros meses, el género policiaco ocupará la mayor parte de los estantes de las librerías y las páginas de los medios de comunicación. Las editoriales españolas, a la espera de dar la campanada con algún autor, han buceado en la tradición de la narrativa criminal de otras latitudes pero también en las autóctonas para volver a dar el caramelo que llevó al lector a las librerías en 2009. Disparan para que no se escape.

"El interés por la novela negra es más el principio de una relación que de su final", manifiesta la editora de la colección policiaca RBA, Anik Lapointe. De ahí la retahíla de títulos que inundarán la mesa de novedades. Desde clásicos como James Ellroy y Patricia Cornwell, que editará Ediciones B, o Ross McDonald, publicado por RBA, a grandes apuestas como Dennis Lehane, autor de Mystic River y Shutter Island (novela en la que se basa la próxima película de Martin Scorsese), que llegará con título inédito: Cualquier otro día. Este escritor puede convertirse en una de las grandes sorpresas. Es violento, sangriento, de moral ambivalente y defensor de la working class americana. Un bombón digno de explotar.

"El best-seller es un fenómeno casi inesperado", dice la editora de RBA

Otros grandes filones serán Asa Larsson, que regresa con Sangre derramada después de vender más de 100.000 ejemplares de su Aurora boreal, y la francesa Fred Vargas, que en febrero tendrá a punto Un lugar incierto, novela en la que lleva a su comisario Adamsberg a la ex Yugoslavia, donde lidiará con viejas tradiciones vampíricas. Esta autora es una de las más esperadas tras el éxito de su anterior novela, La tercera virgen.

Tras estos títulos hay toda una estrategia. Hay negocio. Elena Ramírez, editora de Seix Barral, es consciente de ello: "Tal y como entiendo este negocio, una editorial ha de tener un ojo puesto en publicar aquello que da identidad a su catálogo libremente, y otro en identificar tendencias, modas. En Seix Barral captamos tendencias y luego miramos si hay un escritor de enorme calidad dentro de esa moda, como hicimos con Asa Larsson".

La fórmula para crear un nuevo Stieg Larsson

Ahora bien, nadie se atreve a dar con la fórmula para la creación de un nuevo Stieg Larsson. "Dejando a un lado el fenómeno Brown, Millennium fue una total sorpresa. Era un libro que no procedía de un autor conocido. La sorpresa será la sorpresa", admite Ramírez. Un discurso que Lapointe corrobora: "El best-seller se puede construir, pero sobre todo apoya cuando ya funciona. Suele ser un fenómeno casi inesperado". Aún así, está el intento. Como sostiene la directora editorial de Alfaguara, Pilar Reyes, citando al editor Michael Korda: "Los editores se adaptan, sin importar cuan voluntaria e indecisa, a la demanda, al gusto, a las opiniones del mercado. Un editor le descubre a un lector algo que no sabe que quiere".

2010 también será el año del recorte en gastos de producción

Los grandes nombres también son un seguro para las editoriales. El primer trimestre del año suele ser el más flojo, ya que es a partir de marzo cuando comienzan las grandes promociones para eventos como Sant Jordi y la Feria del Libro de Madrid. Sin embargo, esta temporada viene cargada. Ahí está la nueva y esperada novela póstuma de Roberto Bolaño, El Tercer Reich, que ya armó bastante revuelo en la Feria de Frankfurt de 2008, cuando fue adquirida por Anagrama. Mondadori, por su parte, publicará lo nuevo de Philip Roth, La humillación, y de Chuck Palahniuk, Snuff. Y Alfaguara tiene preparada ya la nueva novela de Arturo Pérez-Reverte, El asedio. "Es más fácil que el éxito llegue de forma premeditada que por accidente", sostiene Pilar Reyes, de Alfaguara. Ahí está la clave para que estos autores estén ya en las librerías.

Narrativa en euskera

También habrá hueco para la literatura española. Dos grandes apuestas proceden de la literatura en euskera, como son Kirmen Uribe y Unai Elorriaga, que aparecerán entre enero y febrero traducidos al castellano. Ambos han sido Premio Nacional de Narrativa (2009 y 2001, respectivamente) y pueden convertirse en dos grandes sorpresas de la temporada. Uribe, de hecho, ya viene precedido por un enorme éxito en el País Vasco.

Pero, aparte de la apuesta por el género negro y los grandes nombres, este 2010 también será el año del recorte en gastos de producción. Una tendencia que se viene observando desde 2009. Algunas empresas como Roca Editorial confesaron que este año bajarán hasta en un 10% sus gastos de producción. Por el contrario, aumentarán los de promoción. Este año que no hay Larsson a la vista, todos quieren parte del pastel.

Nadie sabe si aquellos que entraron en las librerías gracias a Stieg Larsson, Stephenie Meyer y Dan Brown, volverán a entrar en ellas. Lo que sí sabe la industria es que en 2010 Brown no volverá a salvarle los muebles a Planeta gracias al norteamericano no cerró en negativo, o Meyer a Alfaguara. Si no fuera por estos exitazos, según los últimos datos de la consultora Nielsen, 2009 podría haber sido catastrófico. A principios de diciembre, aunque el libro de Brown era el primero, sus ventas habían caído hasta un 15% y las del segundo volumen de Millenniun, hasta un 24%. Consecuencia para 2010: concentración de títulos y más aire al comprador impulsivo.

Polarización del mercado

"Lo relevante no es qué titulo sino la polarización del mercado. En todo el mundo se están vendiendo muchas más copias de menos títulos", señala Elena Ramírez, quien admite que en Seix Barral seguirán publicando un número parecido de títulos, aunque, eso sí, "seremos muy selectivos". Para la directora editorial de Alfaguara, Pilar Reyes, esta estrategia no deja de ser "un mal endémico de la industria", pero como también sostiene, "sin cobijo, un libro difícilmente despega". Eso sí, todavía no será Internet el medio masivo a través del cual promocionar los libros.

A pesar de que ya hay blogs que dan a conocer autores y títulos y de que la mayoría de las editoriales grandes se mueven bien las redes sociales tipo Facebook, el lector confía más en el escaparate de la librería y en los medios de comunicación. "El fenómeno Larsson tiene mucho que ver con que haya aparecido hasta la saciedad en los medios, aunque fuera hablando mal de él. Lo tradicional es todavía lo que vende", sugiere Blanca Rosa Roca, editora de Roca Editorial.

La última clave o primera, depende de cómo se desarrolle el mercado será el e-book. En mayo, Santillana, Mondadori y Planeta pondrán en marcha una plataforma de distribución de e-books. Sin embargo, según las editoriales consultadas, a priori no va a haber un gran cambio en la industria. "Estas plataformas nos ayudarán a todos a prepararnos para cuando venga un soporte multimedia no muy caro. Hasta que San Apple no quiera los cambios, estos serán más bien lentos", sostiene Elena Ramírez.