Archivo de Público
Viernes, 8 de Enero de 2010

El sospechoso del ataque aéreo frustrado se declara no culpable

Reuters ·08/01/2010 - 21:57h

Un juez federal presentó el viernes una declaración de no culpabilidad de Faruk Abdulmutalab, el nigeriano de 23 años acusado de intentar hacer estallar un avión con destino a Detroit que causó una revisión de los procedimientos de seguridad estadounidenses.

Abdulmutalab respondió en tonos suaves y amables a las preguntas del magistrado estadounidense Mark Randon, quien presentó una declaración de no culpabilidad cuando el abogado del nigeriano dijo que su cliente permanecería "en silencio" al momento de la consulta sobre cómo se declaraba.

Abdulmutalab fue procesado por seis cargos, incluyendo intento de asesinato e intento de usar un "arma de destrucción masiva" para derribar un avión con 289 personas a bordo.

En un discurso realizado el jueves, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, asumió toda la responsabilidad por los fallos en la seguridad que llevaron al intento de atacar un avión de una aerolínea estadounidense el día de Navidad y ordenó reformas para frustrar futuros ataques.

Responsables estadounidenses dijeron que Abdulmutalab intentó detonar explosivos que llevaba ocultos en su ropa, cuando el vuelo procedente de Amsterdam se preparaba para aterrizar en Detroit, pero fue reducido por otros pasajeros.

Hasta ahora Abdulmutalab, quien está vinculado a un ala de Al Qaeda con base en Yemen, ha permanecido en una prisión federal en Milan, Michigan.

La audiencia inicial tardó apenas unos minutos, y estableció el escenario para un juicio que según expertos legales está inclinado fuertemente a favor del Gobierno debido a la evidencia, que incluye las heridas sufridas por Adbulmutalab.

Abdulmutalab, quien caminó por el tribunal sin ayuda, podría afrontar cadena perpetua.

"Ocurrió en un ambiente cerrado, en el aire, con muchos testigos", dijo Larry Dubin, un profesor de derecho en la University of Detroit Mercy.

ESCANERES DE CUERPO ENTERO

La policía acordonó la calle cerca del edificio de la corte y limitó el número de público en la audiencia a cerca de 80 personas, entre testigos y reporteros. Tres perros de seguridad olfateaban a quienes ingresaban.

Una decena de personas mostraban carteles afuera del tribunal que decían "El Islam está en contra del terrorismo" y "No en el nombre del Islam".

En tanto, el fiscal general de Estados Unidos, Eric Holder, dijo que el uso de escáneres de cuerpo entero era una invasión necesaria a la privacidad, a fin de lograr la seguridad de los pasajeros.

El funcionario indicó que los pasajeros se acostumbrarían rápidamente el uso de estos dispositivos, tal como se habituaron a sacarse los zapatos en los puntos de seguridad de los aeropuertos.

"Tenemos que renunciar a cierta privacidad para lograr nuestra seguridad", dijo el viernes Holder ante un grupo de derechos civiles en West Palm Beach, Florida.

"Tenemos que usar todos los medios que podamos para que la gente viaje a salvo. Si este ataque en Detroit hubiera sido exitoso, su impacto devastador en la economía y en nuestro sistema de comercio habría sido enorme", sostuvo.